Obama y Romney queman sus últimos cartuchos

Estadounidenses irán el martes a las urnas, día definitivo de elección presidencial

El presidente Barack Obama, que busca la reelección en las filas del Partido Demócrata, y su rival republicano Mitt Romney están ya en cuenta regresiva para los comicios presidenciales del próximo 6 de noviembre. Ambos hacen frenéticas campañas en ocho estados clave (indecisos). Fotos EDH /AP / reuters y AP

OHIO. Enfilados hacia la línea de meta, el presidente Barack Obama y su contrincante republicano Mitt Romney emprendieron ayer las últimas 72 horas de su prolongada y agotadora contienda para lograr la victoria.

Obama y Romney arremetieron uno contra otro sobre los puntos que deben alentar a los estadounidenses a acudir a votar, explicaron por qué el electorado debe confiar en alguno de los dos y presentaron sus visiones individuales de lo que deben ser los próximos cuatro años de gobierno.

Romney intensificó el ritmo de su campaña con escalas en Nueva Hampshire, Iowa y Colorado, donde fustigó a Obama por decir el viernes a los electores que votar puede ser su "mejor venganza".

"¿Votar por 'venganza'?", preguntó el candidato republicano rebosando incredulidad. "Permítanme decirles lo que me gustaría: voten por amor a su país. Es momento de que llevemos a los Estados Unidos a un mejor lugar".

El nominado del Partido Republicano reiteró la postura en Iowa y difundió un anuncio televisivo con el mismo mensaje.

Obama, en eventos de campaña en Ohio, un estado clave donde ninguno es claro favorito, respondió con la advertencia de que los comicios del martes "no son la elección entre dos candidatos o dos partidos, es la elección entre dos visiones distintas para los Estados Unidos".

El presidente se presentó como el candidato en el que pueden confiar los electores, renovó sus críticas contra Romney y describió como engañosos los mensajes del republicano de que los fabricantes automovilísticos están trasladando empleos estadounidenses a China.

"Ustedes quieren saber que su presidente dice lo que quiere decir y dice lo que piensa", manifestó Obama ante una multitud de 4,000 personas en el noreste de Ohio. "Tras cuatro años como presidente, ustedes me conocen", agregó.

El gobernante exhortó a los electores en un salón concurrido a que lleven a sus amigos, vecinos y parejas a las urnas para que voten temprano, pero fue práctico en una indicación: "Deben convencerlos de que voten por mí antes de que los lleven a las urnas".

La portavoz de campaña de Obama, Jennifer Psaki, dijo que el comentario del presidente sobre la venganza no era más que un recordatorio para que los electores que crean que las políticas de Romney son "malas para la clase media, tienen poder, pueden ir a las casillas y depositar el sufragio".

Cualquiera que haya sido su motivo, 27 millones de estadounidenses ya emitieron su voto adelantado en el país.

Ayer, en el último día para sufragar por adelantado, los electores en algunos condados de Florida como Miami-Dade y Broward esperaban hasta cuatro horas para votar.

El senador demócrata por Florida Bill Nelson pidió al gobernador republicano que extienda el plazo para votar por adelantado al menos hasta hoy, debido a que "un número no precisado de electores fueron rechazados o desalentados de acudir a votar".

Ohio en la mira

A Romney le será difícil ganar la Casa Blanca si no triunfa en Ohio y un sondeo de Reuters/Ipsos publicado ayer mostró que Obama lo supera por un margen estadísticamente insignificante de un punto porcentual en ese estado. Otros sondeos muestran que el presidente lo supera por un margen más amplio en Ohio.

La carrera a la Casa Blanca continúa virtualmente empatada a nivel nacional, con un 47 por ciento respaldado a Obama y un 46 por ciento apoyando Romney, según el sondeo de seguimiento diario de Reuters/Ipsos.

Pese a todo, analistas afirman que Obama tiene una ventaja en varios de los ocho o nueve estados competitivos que determinarán quién controla la Casa Blanca.

Sondeos de Reuters/Ipsos divulgados ayer muestran que Obama lleva la delantera por tres puntos porcentuales en Virginia, pero es superado por su contendor por dos puntos porcentuales en Colorado. Ambos están empatados en Florida. Todos los resultados estaban dentro del intervalo de credibilidad, una medida de la exactitud de sondeos por internet.

Otras encuestas generalmente muestran a Obama liderando por estrechos márgenes en Wisconsin, Nevada, Nueva Hampshire e Iowa. Se considera que Romney tiene la ventaja en Carolina del Norte.

"Si ganamos Pensilvania, salvamos a Estados Unidos en tres días", dijo el compañero de fórmula de Romney a la vicepresidencia, Paul Ryan, en un mitin en un aeropuerto en Harrisburg.

Ryan viajará hoy a Pensilvania para hacer campaña, su rival Joe Biden irá a Ohio a mantener la atención de ese estado clave. —AGENCIAS

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.