Incapacidad policial en Morazán

Puestos en los que a veces solo queda el ordenanza o, cuando mucho, un policía, hay varios en este departamento

Policía sin recursos en Morazán

La PNC en el departamento de Morazán sufre graves carencias. Esto hace que los residentes del departamento tilden de pasivos a un grupo de agentes que dice no dar abasto con la seguridad

Ver en Media Center >

Joateca, según documentos policiales, no tiene pandillas. Pero ya en el lugar, la realidad es otra. Al menos seis jóvenes ya han sido inducidos a formar parte de la MS, aunque por ahora no ocasionan mayores problemas a la población local.

Menos mal que aún no se muestran violentos porque de lo contrario, el pasado viernes, 23 pandilleros hubiesen tenido tiempo suficiente para cometer cualquier fechoría sin que la Policía Nacional Civil (PNC) hubiese podido intervenir. No por temor o por desidia sino porque no había ni un solo policía en el municipio.

Al mediodía del viernes 23, en el puesto policial solo estaba el ordenanza porque los policías andaban por San Miguel, a 69 kilómetros de distancia, llenando de combustible el pick up policial que está asignado a ese municipio.

Un día después, el sábado 24, poco menos que eso sucedía en la ciudad de Corinto.

Hasta poco antes del mediodía, en el puesto policial de esa ciudad, solo se encontraba un policía. Y no era del puesto. Era de los que suelen llegar "prestados" de otras delegaciones. Los vecinos más inmediatos sabían eso. Que estaba solo y que era de los asignados a Corinto.

Como a las 11:00 a.m. regresó un policía que andaba con licencia. Ese sí era de los asignados. Varios vecinos aseguraron que saben al dedillo la carencia de personal policial que hay en esa población.

Fuentes de la delegación de San Francisco Gotera confirmaron, en la tarde del sábado, lo que vecinos de Corinto dijeron. Y agregaron algo más.

En Corinto, a pesar de la persistencia de tres grupos de la MS y uno del barrio 18, la policía no tiene auto asignado.

El sábado anterior suplían esa necesidad con un pick up que les han prestado de la subdelegación de Delicias de Concepción, un municipio cercano.

La historia de escasez de personal se repite en muchos de los 15 municipios de Morazán, donde, según la PNC, hay una presencia bien marcada de la MS y la 18.

Jocoaitique y Guatajiagua carecen del suficiente personal para patrullar el casco urbano, ya no se diga los cantones y caseríos.

Guatajiagua es el que en peores condiciones está. Tres o cuatro policías son los que realmente pasan en la delegación mientras otro tanto anda con licencia.

Aunque tienen un pick up policial asignado, la desventaja es notable en cuanto a la cantidad de pandilleros y los recursos de movilización que éstos tienen: hay entre 100 y 150 pandilleros de cinco clicas que tiene a su servicio un aproximado de 30 mototaxis en los que se trasladan, o movilizan armas y drogas, según afirman fuentes de información policiales que pidieron reserva de su identidad.

Sin autos policiales, sin botas y sin combustible

El pick up del puesto policial del municipio de San Carlos es una chatarra, literalmente hablando: las cuatro llantas lisas, sin luces de cortesía o de freno por estar quebradas, y en la cabina muchos alambres saltan a la vista.

"Ese volado solo cuando quiere arranca", explicó un agente policial del referido puesto que pidió no ser identificado.

Incluso así, podría decirse que están en mejores condiciones que en Corinto, que no dispone de vehículo.

Pero un problema común por el que atraviesan todos los puestos policiales de Morazán es tener que viajar hasta San Miguel para repostar combustible.

El puesto de Joateca, por ejemplo, el pasado viernes 23, había ido a "fulear" el pick up asignado. Pero para hacer eso tuvieron que dejar desprotegido el municipio y viajar aproximadamente 80 minutos para cubrir 69.2 kilómetros por una pésima carretera que lo conecta con la ciudad de San Miguel.

Cada puesto o subdelegación de Morazán recibe dos vales de $5.71 por día para cubrir todas las necesidades de movilización en vehículo. No hay más.

Esa cantidad de combustible asignada resulta insuficiente, sobre todo para los municipios más alejados y con más territorio bajo su responsabilidad. Es el caso de Perquín, que también tiene bajo su responsabilidad los municipios de Arambala y San Fernando.

Esa asignación de carburante no solo es para cubrir las emergencias originadas por la delincuencia y para realizar patrullajes preventivos, sino también para trasladar enfermos o embarazadas.

"No se le puede decir no a la gente", explicó un agente.

Pero más absurdo les resulta a los policías de esa región tener que viajar a San Miguel para reponer combustible, lo cual, en los casos de Perquín, Joateca y Jocoaitique, significa que sólo en ir y regresar a sus puestos consumen entre cuatro o seis galones de combustible.

Las explicación es simple: son las gasolineras Texaco las que le dan el servicio de combustible a la PNC y en todo el departamento de Morazán no hay gasolineras de esa firma.

A la reposición de combustible y las llantas lisas de algunos vehículos se suma la falta de dotación de botas y uniformes al personal policial.

En varios puestos policiales la queja fue que no reciben botas. En todo el departamento se conoce el caso de agentes policiales que han pasado semanas patrullando con zapatillas debido a que no tienen botas y cuando las solicitan les dicen que no hay.

Amenazas de muerte y de ataque al puesto

El panorama laboral para los policías asignados al municipio de Guatajiagua se muestra sombrío.

Hace cuatro meses, aproximadamente, la mayoría de elementos fue relevado y los que llegaron han tomado muy en serio el combate frontal contra los grupos de pandillas.

Esa actitud policial ha hecho que la MS haya lanzado amenazas de que matará a cualquier policía de ese puesto en cuanto tengan la menor oportunidad. La confrontación se ha agravado a partir del pasado sábado 17 de agosto cuando agentes policiales decomisaron una motocicleta a varios pandilleros que estaban reunidos, que al percatarse de la presencia policial huyeron y la dejaron abandonada.

Tras ese hecho, los pandilleros han dicho que se van a meter al puesto policial a recuperar la motocicleta que, aparentemente, pertenece a una mujer residente de Lolotique, según las fuentes policiales.

Sobre esas amenazas las jefaturas de la PNC ya están al corriente; sin embargo, el puesto no ha sido reforzado. Allí continúan los tres o cuatro policías de servicio, mientras el resto, también tres o cuatro, andan con licencia.

De todo el departamento de Morazán, es Guatajiagua donde las pandillas están más fortalecidas, mucho más aun que en San Francisco Gotera. Esta semana, policías de esa ciudad capturaron a dos supuestos pandilleros a quienes les decomisaron dos armas de fuego, informó la PNC.