EE. UU. reafirma alerta de peligro para viajar al país

En la advertencia estadounidense se incluye los municipios y departamentos más peligrosos del país

La embajadora Mari Carmen Aponte reconoció la disminución de los homicidios en el país. La advertencia ofrece ahora información delincuencial por municipios. Foto EDH / Archivo

El Departamento de Estado de los Estados Unidos reiteró ayer la advertencia a los turistas estadounidenses que viajan al país por los niveles de peligrosidad.

"Los índices de violencia y delincuencia en El Salvador siguen siendo elevados y preocupantes", reza el informe de las autoridades.

Esta es la segunda vez, después del 23 de enero del mismo año, en que el gobierno alerta a los estadounidenses sobre los altos riesgo que corren al viajar a El Salvador.

Según las autoridades, de 2010 a la fecha, 25 estadounidenses han sido asesinados, tres de ellos en la primera mitad de 2013.

También en el mismo periodo, 270 ciudadanos denunciaron haber sido víctimas del robo de sus pasaportes. Estos hechos fueron cometidos a mano armada y en parques nacionales.

Según el Departamento de Estado, la mayoría de los delitos graves no se resuelven, solo seis de los 24 asesinatos cometidos en contra de los ciudadanos estadounidenses desde enero de 2010 han sido resuelto con condenas de culpables.

Ante estos hechos recomiendan a los estadounidenses a hacerse acompañar de guías de turistas de compañías certificadas.

Pidió a sus conciudadanos apoyarse de los servicios de la Policía Turística destacados en 19 puntos distintos.

Municipios, algunos declarados libre de violencia como Apopa, Ilopango y La Libertad han sido considerado como peligrosos, pues a juicio de los de las autoridades de EE. UU. están "experimentando altos niveles crónicos de actividades delictivas".

Lo mismo sucede con departamentos como San Salvador, La Paz, La Unión, Santa Ana y San Miguel, que presentan las tasas más altas de homicidios.

Entre las recomendaciones a los turistas es que se cuiden al salir o entrar a las residencias, hoteles, vehículos, escuelas o lugares de trabajo. Tampoco portar joyas o fuertes sumas de dinero y les recomiendan salir en grupo.

La embajadora Mari Carmen Aponte puntualizó en un comunicado que su "gobierno comparte un compromiso con El Salvador, un socio bilateral importante, para mejorar la situación de seguridad".

Puntualizó que a través del programa "Asocio para el Crecimiento estamos trabajando muy de cerca con el gobierno de El Salvador para lograr ese objetivo".

Afirmó que confía en que este programa logrará la reducción del crimen en El Salvador.