ANEP: "Quieren derrocar a la Sala de lo Constitucional"

b Director Ejecutivo, Arnoldo Jiménez, dice que los políticos quieren atacar a la Salab Un expresidente de la CSJ dice que la Sala de lo Constitucional está sobre el poder político

Los magistrados Rodolfo González, Belarmino Jaime y Sidney Blanco frenaron el viernes un intento de desintegrar la Sala de lo Constitucional. Foto EDH / Archivo

El director Ejecutivo de la Asociación Nacional de la Empresa a Privada (ANEP), Arnoldo Jiménez, expresó ayer que la demanda en la Sala de lo Contencioso de la CSJ, protestas de sindicalistas, denuncias en el Tribunal de Ética e intentar reactivar la comisión en la Asamblea que investiga la elección de dos magistrados, "son muestras de una declaración de guerra para derrocar a la Sala de lo Constitucional".

"Este es un desorden institucional que se está creando para declararle la guerra a la Sala de lo Constitucional. Es una especie de complot que ha sido creado por aquellos que han sido afectados con las sentencias que ha emitido la Sala", dijo Jiménez.

El director ejecutivo de la ANEP indicó que el desorden institucional nace desde que los magistrados constitucionalistas admitieron una demanda de inconstitucionalidad contra el presidente de la Corte Suprema, Salomón Padilla, el martes pasado.

Desde ese momento los sindicatos han sido motivados por el FMLN para provocar caos y presión a la Sala.

La demanda contra Padilla cuestiona los vínculos que tiene con el FMLN tras admitir después de su elección en agosto pasado los cargos que ha tenido en alcaldías y empresas del partido de izquierda en el gobierno, según han establecido los demandantes.

"La Sala se ha ganado el respeto de la población. Ha ordenado la independencia de 'las instituciones que es un principio de la democracia. Al final no es un ataque contra la Sala, sino que contra la democracia que se ha beneficiado con el trabajo de la Sala de lo Constitucional", afirmó Jiménez.

Resaltó que muestra de ello son las sentencias por la elección de la Corte de Cuentas.

"Quieren intimidar y disolver una Sala de lo Constitucional que ha actuado con valentía y respeto del estado de derecho. Los ciudadanos tenemos derecho de acudir a una Sala cuando nuestros derechos se nos han irrespetado", detalló.

Jiménez razonó que no es correcto que una persona que imparte justicia tenga afiliación política, ya que su decisión está sesgada y no puede tener imparcialidad independencia.

Por su parte, el expresidente de la Corte Suprema e integrante de Aliados por la Democracia, Domingo Méndez, coincidió con Jiménez en que el ataque contra la Sala se debe por algunas sentencias que han afectado a los institutos políticos, sobre todo a los partidos del bloque (FMLN, Gana, PDC y PNC).

"En este país no hay cultura constitucional. La Sala tiene el control constitucional del poder político en todo el mundo. Sigfrido Reyes ha entrado a una confrontación innecesaria", explicó Méndez.

El expresidente de la CSJ afirmó que el intentar revivir la comisión que investiga la elección de varios magistrados de la Sala de lo Constitucional es venganza de Sigfrido Reyes.

"No creo que existan irregularidades en esas elecciones. Este conflicto es dañino para el país ya que afecta la gobernabilidad y aleja la inversión interna y extranjera. Además genera mucha incertidumbre e inestabilidad para el país. Atenta contra la democracia. No debe de existir", indicó el abogado.