Fiscal General reitera desconfianza en tregua

Asegura que el pacto de no agresión entre las pandillas les ha permitido reorganizarse y fortalecerse para seguir delinquiendo

En el marco de la declaratoria de municipios libres de violencia, las pandillas se comprometen a no agredirse entre ellos, pero no a suspender los hechos delictivos como las extorsiones. Foto EDH / Archivo.

En abril pasado, el Fiscal General Luis Martínez llamó "pacto hipócrita" a la tregua entre las pandillas.

A mediados de julio, Martínez calificó como "pandillelandia" a los denominados municipios libres de violencia porque les permitiría a las pandillas delinquir con libertad.

Ayer volvió a retomar sus duras críticas en contra del pacto de no agresión entre pandilleros después de que el miércoles pasado superara las diferencias y los "malos entendidos" que tuvo con el presidente Mauricio Funes y el ministro de Defensa David Munguía Payés con respecto a esos temas.

Martínez, quien dio esas declaraciones después de haber entregado un vehículo a la División Antinarcóticos (DAN) de la Policía, aseguró que el pacto de no agresión entre las pandillas lejos de beneficiar a la gente trabajadora y honrada, este ha fortalecido a esos grupos ilegales.

"El fenómeno este (tregua entre pandillas) lleva a una metamorfosis encaminada a una reorganización y fortalecimiento de las mismas (pandillas), el dominio de las calles de las colonias, de los territorios, eso debilita mucho a la sociedad", dijo Martínez, quien agregó que "es preocupante de que se pueda transmitir esa sensación a la ciudadanía, eso es lo que verdaderamente me preocupa, la autoridad la ejerce la Policía, la Fiscalía, y la gente tiene que tener confianza en nosotros que estamos realizando nuestro papel a toda costa".

Martínez no comparte los planes de prevención y de reinserción que pretende impulsar el gobierno en aquellos municipios considerados seguros de la violencia porque no lo han convencido y "el día que me logren presentar un verdadero plan sólido que verdaderamente lleve paz social a nuestro país, ahí vamos apoyarlo con toda la fuerza, con toda la voluntad".

Al ser consultado sobre si estaba de acuerdo o no en la derogatoria de la Ley Antipandillas, Martínez no quiso hacer comentarios al respecto, aunque las investigaciones que han realizado de los grupos de pandillas van más allá de acusarlos por la pertenencia a pandillas sino que lo buscan es "romper las estructuras de pandillas que hayan cometido homicidios, extorsiones y otros tipos de figuras delictivas, y cuando se les comprueban las acusaciones, ellos quedan detenidos a disposición de los tribunales de justicia".

Martínez reiteró que los operativos de capturas de pandilleros por los delitos que hayan cometido no se detendrán y por el contrario serán incrementados por las órdenes de capturas que están pendientes de hacerlas efectivas.

En ese sentido, el fiscal Martínez les advirtió a los pandilleros a que dejen de delinquir porque siempre los van a capturar y a los que tienen cuentas pendientes con la justicia que mejor que se entreguen a las autoridades policiales o fiscales porque "podemos incluso negociar las penas que les podamos implementar porque tarde o temprano los vamos agarrar vivos o muertos".

El 17 de abril pasado, Martínez calificó de "pacto hipócrita" la tregua entras las pandillas, porque al amparo de la misma siguen su accionar delictivo con otras modalidades.

"Nosotros vamos a contribuir en todo proceso de paz, siempre y cuando sea en forma sincera y abierta al país", dijo en esa ocasión. Recientemente llamó "pandillelandia" a los municipios libres de violencia.

Otros sectores también han manifestado sus dudas con relación a la transparencia de ese proceso entre las pandillas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.