Falso médico pasará cuatro años en prisión

Fiscalía: el acusado fungió como doctor cerca 20 años, hizo estudios universitarios pero no se graduó

Roberto Romero fue capturado en septiembre de 2012 en su "clínica privada", en la colonia Escalón. Foto EDH / Archivo.

Los últimos 20 años, Roberto Romero Ramírez ejerció la profesión médica ilegalmente pero el proceso judicial que se inició contra él en septiembre de 2012 terminó ayer con una condena de cuatro años de cárcel, impuesta por el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador.

El hombre, de 46 años, también fue hallado culpable de utilizar los sellos que les extendió la Junta de Vigilancia de la Profesión Médica (JVPM) a dos doctores.

Según se supo fue a raíz de este hecho que se abrió la investigación contra Romero y fue así como quedaron al descubierto los delitos de los que se le encontró culpable.

El Tribunal le impuso una pena de tres años de reclusión por el delito de falsedad ideológica y uno más por trabajar como médico sin estar facultado para ello.

Las investigaciones de la Unidad de Delitos de Administración de Justicia de la Fiscalía señalan que el imputado cursó solo tres años de estudios en la Facultad de Medicina de la Universidad El Salvador en 1985.

El hombre aplazó algunas materias y se vio obligado a matricularse en la Universidad Autónoma de Santa Ana de donde nunca se graduó, informó en su momento el Ministerio Público.

Ambos centros de estudios aseguraron a las autoridades que no le habían extendido al sujeto ningún título que respaldara las actividades que realizó desde 1994.

Romero Ramírez fue capturado el 20 de septiembre de 2012 cuando se dirigía a las oficinas donde funcionaba la que había denominado su clínica privada, situada en la colonia Escalón.

En esa ocasión, como parte del procedimiento, la Policía y Fiscalía allanaron el local donde funciona la Asociación Salvadoreña Promotora de la Salud (ASPS) donde también trabajaba Romero.

El personal de la ASPS dijo esa vez que la institución no se hacía responsable de las acciones que había cometido el falso profesional.

El convicto estuvo en prisión desde el 20 de septiembre de 2012 hasta el 18 de octubre. Sin embargo, en una audiencia especial de revisión de medidas, el juez le dio libertad condicional y tuvo que pagar una fianza de $10 mil y no salir del país.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.