Asesinan a madre e hija en Jiquilisco

Jefe fiscal de Chalatenango cree que tregua de maras pudo haberse roto en ese lugar por aumento de muertes

Miembros de medicina legal reconocen los cuerpos de madre e hija. Foto EDH / carlos segovia

Un panadero, un taxista y madre e hija se convirtieron ayer en nuevas víctimas de la violencia criminal que ha tenido un repunte en los últimos días. Los asesinatos se registraron en menos de 12 horas en los departamentos de Sonsonate, La Paz y Usulután.

En este último encontraron los cadáveres de Ana Cristina Torres Mendoza, de 40 años, y de su hija, en un terreno del cantón Chaguantique de Jiquilisco.

Familiares lograron reconocer a las víctimas, pese a que los cuerpos tenían algunas quemaduras, lo que hace suponer a las autoridades de la Fiscalía General que después de asesinarlas con arma blanca intentaron quemar sus cadáveres.

El jefe de la oficina fiscal de la región oriental, German Arriaza, explicó que las investigaciones preliminares aún no arrojan indicios sobre las razones para asesinarlas, pero que 24 de junio pasado fueron secuestradas por desconocidos cuando iban hacia su casa situada en la colonia El Sitio de Puerto El Triunfo.

Las víctimas tenían más de 24 horas de haber sido asesinadas, según la Policía.

Las primeras investigaciones policiales apuntan a que madre e hija habrían sido asesinadas porque algún pandillero pretendía a la menor y ella no quiso ceder ante las intenciones del marero. Ninguna de las víctimas tenía vinculación con pandillas, según la Policía.

Otro caso que ha generado consternación ciudadana es la muerte de un panadero que se resistió a pagarles la extorsión a las pandillas para entrar a vender el producto al caserío Los Paredes, cantón Santiago Mártir de San Rafael Obrajuelo, La Paz.

El ataque se registró a las 5:00 de la mañana de ayer cuando Natividad de Mercedes Morales Palacios, de 28 años, fue sorprendido por varios hombres con apariencia de pandilleros en los momentos en que vendía el pan en la calle principal del referido caserío.

Los delincuentes le hicieron varios disparos de escopeta calibre 12 mm., informó la oficina fiscal de Zacatecoluca.

La principal línea de investigación de la Fiscalía apunta a que Morales Palacios era extorsionado por pandilleros de la mara Salvatrucha (MS) para que vendiera pan francés en el lugar, pero él se negaba a pagarles los chantajes.

Patrullas de la Policía hicieron una búsqueda de los atacantes, pero no hubo capturas de sospechosos.

En otro hecho, el cadáver de un taxista fue hallado ayer por la mañana dentro del vehículo que había volcado en una cuneta a la altura del kilómetro 72 de la carretera hacia Acajutla, Sonsonate, informó la oficina fiscal de Sonsonate.

El informe fiscal detalla que el taxista Isidro Uvaldo Martínez, de 29 años, estaba degollado. Agrega el informe que la esposa de la víctima manifestó que él le habló la noche del martes para decirle que ya iba a la casa. Sin embargo, ella se acostó y se despertó como a las 2:00 de la madrugada, pero aún no había llegado.

La compañera de vida dijo desconocer los motivos del asesinato, porque nunca le había manifestado si había recibido amenazas de muerte o algún enemistad.

Tregua se habría roto en Chalatenango

El jefe de la oficina fiscal de Chalatenango, René Peña, dijo que la tregua entre pandillas en ese departamento pudo haberse roto a juzgar por el incremento de los homicidios registrados en las últimas semanas en la zona.

Peña explicó que desde inicios de este año se había tenido un promedio mensual de dos asesinatos, pero en este mes se han incrementado de forma considerable. Hasta ayer se habían cometido siete homicidios en Chalatenango.

"Por los resultados que hemos tenido en las últimas dos semanas, creo que hay algún tipo de rompimiento en cuanto a la tregua", dijo Peña, quien dirigió la madrugada de ayer, un operativo en el que hubo 20 detenidos acusados de homicidios y extorsiones.

La semana pasada, un comerciante de Quezaltepeque, La Libertad, que había desaparecido un día antes, fue localizado asesinado en el desvío de Amayo, carretera hacia Chalatenango.

En los últimos días se han registrado los homicidios de Jesús Morales Vásquez, de 28 años; y de su sobrino José Hernández Morales, de 15, en Citalá; y el del menor Edgar Alejandro Ponce, de 16 años, en el municipio de Santa Rita; ambos en ese departamento.