Reo ordena secuestrar y matar a su mujer

Una pareja secuestró a la víctima y luego la asesinaron, todo por orden del prisionero Consta en el expediente judicial que la víctima además de su marido (recluso en Ciudad Barrios) tenía un novio en Estado Unidos, a quien más tarde buscaban sacarle dinero

María Guzmán y su cuñado Carlos Martínez, condenados a 30 años de cárcel por secuestro. Foto EDH / Cortesía Juzgados

Un hombre y una mujer fueron sentenciados a 30 años de prisión por secuestrar y asesinar a una mujer en el cantón El Salamo, Olocuilta, La Paz.

Los condenados fueron Carlos Roberto Martínez Henríquez y su cuñada María Celia Guzmán de Henríquez. El primero es un pandillero de la MS que ya purga una pena en el penal de Ciudad Barrios, en San Miguel.

Los hechos sucedieron el 20 de octubre de 2010, día en que la víctima identificada como Clelian Olimpia Pérez Peralta salió de su casa en el cantón El Zapote, a cobrar un dinero (100 dólares) que una persona le debía en el kilómetro 26 de la carretera a Comalapa.

La víctima viajó a ese lugar en un taxi y según el conductor del mismo, en principio solo viajaba Clelian pero varios kilómetros después recogieron a una pareja con quienes se dirigieron al kilómetro 26 y medio.

En el proceso no consta la identificación de esa pareja.

Pocos metros después del arribo de los acompañantes al vehículo, según la declaración del taxista, Clelian recibió una llamada telefónica, a la que contestó de forma cariñosa.

Actitud que molestó a los acompañantes de Clelian, según se reflejaba en sus rostros, relató el taxista.

Al llegar al destino, el taxista detalló que no pudo ingresar al lugar por lo escabroso del terreno.

Tanto Clelian como la pareja se dirigieron al lugar donde cobrarían el préstamo, mientras el taxista los esperaba para su regreso.

"Espéreme solo voy hacer un mandado a este lugar y luego regreso", dice el testigo que le expresó la víctima.

Pocos minutos después, el taxista relató que escuchó varios disparos, lo que preocupó pedir autorización a su jefe para retirarse del lugar dado el peligro que representaba seguir en la zona.

En el juicio el taxista figuró como el principal testigo de la Fiscalía para esclarecer el hecho. Sus declaraciones fueron concordantes con el lugar donde apareció muerta la víctima cuatro días después del hecho.

Las investigaciones de la Policía concluyen que la víctima mantenía dos relaciones sentimentales, una con un joven que está en Estados Unidos y la otra, con el pandillero preso.

La vinculación de este sujeto fue corroborada con el hallazgo de un carné de visitas íntimas a la víctima.

Las indagaciones revelan que el reo supo que su compañera lo engañaba con un hombre que residía en Estados Unidos.

Pero lejos de molestarse, trató de sacarle ventaja y obtuvo el número telefónico del novio que estaba en los Estados Unidos.

Para realizar el plan de secuestro y posterior asesinato se alió a su cuñada.

Como primer medida el reo llamó desde un teléfono celular a la otra pareja de Clelian para avisarle que su pretendiente en El Salvador había sido secuestrada y que para su rescate exigía 3,000 dólares. "Tenemos secuestrada a tu novia , hoy mismo, (el día de la muerte de Clelian) tenés que enviar 3,000 dólares sino querés que la matemos", afirmó.

El plagiario dijo al novio que el dinero debía ser enviado vía una empresa de remesas de Estados Unidos a El Salvador un día después, el 21 de octubre.

El imputado además pidió que el dinero fuera enviado a nombre de su cuñada, María Celia Guzmán.

El novio de la víctima en Estados Unidos mandó el dinero a El Salvador. Consta en la documentación bancaria que la remesa fue cobrada por Guzmán, pero la víctima no fue liberada como fue prometido.

Al contrario cuatro días después fue encontrada muerta en cantón El Salamo de Olocuilta, el 25 de octubre. La imputada reconoce que retiró el dinero que el novio de la víctima mandó de Estados Unidos por medio de la agencia. Luego de los hechos, las investigaciones comienzan.

Las autoridades determinaron que el día de los hechos, se activaron las antenas telefónicas ante una llamada que hizo Carlos Roberto desde el penal de Ciudad Barrios para contactar al novio de Clelian en los Estados Unidos.

También que el dinero llegó al país vía una empresa de remesas y que fue retirado por la cuñada del prisionero.

Por si no fuera suficiente, en los registros que hace la Policía en casa de Guzmán, encontraron debajo de un colchó, un recibo con la clave y el monto de 3,000 dólares que había sido enviado desde los Estados Unidos.

Con estas pruebas el Tribunal Tercero de Sentencia condenó a 30 años de prisión a un reo que esta en el penal de Ciudad Barrios y a su cuñada.