Despliegan Grupo Especial Antiextorsiones

Está integrado por 1,200 policías y 500 militares. El Grupo también hará labores de inteligencia con personal policial encubierto que recabará información

Miembros del Grupo Antiextorsión realizaron un operativo de búsqueda de teléfonos celulares robados en el Centro Histórico. FOTO PNC

El ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo, informó hoy que el Grupo Especial Antiextorsiones comenzó a operar en todo el país para realizar labores de inteligencia en las zonas donde operan las maras o pandillas.

"No esperen que va a salir una tropa como los Antipandillas", dijo Perdomo al explicar que el Grupo primero realizará labores de inteligencia con personal policial encubierto que recabará toda la información para luego actuar con los grupos de disuasivos, incluidos los militares.

El ministro de Seguridad también llamó a la población y a los empresarios a colaborar con la policía denunciado cuando son objetos de extorsiones, lo que servirá para llevar ante la justicia a los delincuentes.

El Grupo está integrado por 1,200 policías y 500 militares. La unidad anterior contaba con 150 elementos.

Perdomo explicó, durante una entrevista con la televisión local, que en el combate contra las extorsiones también van a pedir la colaboración de las empresas de telefonía móvil, medio que regularmente usan para cometer este delito.

Destacó en un primer paso en el combate, con un trabajo de inteligencia policial, realizaron una requisa en el Penal La Esperanza, conocido como cárcel de Mariona, al norte de la capital, donde incautaron 59 celulares, 51 chips, 77 cargadores para celulares, 44 manos libres, y casi un centenar de armas blancas hechizas.

Perdomo prometió una guerra sin cuartel al delito de las extorsiones. "El gobierno no negocia con pandillas, el que extorsiona lo metemos preso", señaló.

Con la tregua entre las principales pandillas de El Salvador, o un pacto de no agresión, bajó el número de homicidios, pero los pandilleros nunca se comprometieron a dejar de extorsionar a la gente.

Los líderes pandilleros han dicho que las extorsiones les sirven para mantener a sus familias.

Pero el ministro de Justicia y Seguridad manifestó que "como autoridad no podemos permitir que nadie justifique hechos delictivos para vivir... Eso no se puede tolerar, a esa gente la tenemos que perseguir", agregó.

El proceso de pacificación con las pandillas inició el marzo de 2012, cuando se registraban 14 homicidios diarios, y los líderes de las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y el Barrio 18 acordaron una tregua entre ellos para dejar de matarse y bajar la cifra de muertes violentas.

Las pandillas establecidas en populosos barrios del país están integradas por más de 60,000 jóvenes y adolescentes. Más de 10,000 están presos, según cifras policiales.

La investigación agrega que casi el 10% de la población, tiene relación con las pandillas o vive de las pandillas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.