Seguridad indaga escuchas telefónicas ilegales

Asegura que hay escuchas móviles donde venden claves de teléfonos

El ministro, Ricardo Perdomo, indaga escuchas de teléfonos que podrían llegar al crimen organizado. Foto EDH / Archivo

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, expresó ayer que ha iniciado una investigación contra un grupo de personas que realizan "escuchas telefónicas móviles".

El ministro detalló que los sujetos venden claves de teléfono de forma ilegal. "Eso significa que hay centros de escuchas telefónicas a parte del que sabíamos que existe", explicó el funcionario.

"Hemos estado combatiendo eso desde la Inteligencia del Estado. Es importantísimo que las compañías telefónicas nos ayuden con el autocontrol y den información y colaboren para que la sociedad no esté expuesta a ese chantaje con la facilidad de las comunicaciones", dijo el funcionario durante una entrevista de televisión.

Perdomo aclaró que "no se puede abusar de esa herramienta (escuchas telefónicas), ya que se convierte en un peligro; y lo más preocupante es que el crimen organizado tiene el dinero y los recursos para adquirir equipos y para obtener información privilegiada".

"Desde la Inteligencia del Estado nosotros conocimos cómo existen intervenciones ilegales de llamadas telefónicas a la venta en el mercado negro", confirmó el ministro.

Además señaló que ha realizado las coordinaciones con las inteligencias de la Fuerza Armada y la Policía Nacional Civil para afinar otras investigaciones que realizó meses atrás.

Justicia y Seguridad Pública también está trabajando en un proyecto de leyes que será presentado ante la Asamblea Legislativa con el que buscarán pedir un incremento a los años de cárcel por escuchas telefónicas ilegales que podrían estar en manos del crimen organizado.

Llamado a telefónicas en tema de extorsiones

En otro tema, el ministro Perdomo declaró que en los últimos meses se están incrementado las extorsiones vía telefónica, donde también se hacen las transacciones de dinero de celular a celular.

"Le hacemos un vehemente llamado a las telefónicas, que no le faciliten (las oportunidades) al crimen organizado. La potencia que le ponen a las antenas cerca de las cárceles impiden que nuestros bloqueadores de señales operen, porque les suben la potencia, y entonces ya rebasan a nuestros bloqueadores y entonces los reos pueden producir llamadas desde el interior de los penales", indicó Perdomo.

También pidió apoyo a las telefónicas en dar información sobre las personas que realizan las llamadas, bitácoras y ubicación, "ya que eso nos permite salvar vidas y evitar extorsiones".

"En el mercado negro se han proliferado las comunicaciones, porque muchos distribuidores venden celulares colocando el nombre de personas que ya están muertas, o de personas que no tienen nada que ver con el que ha comprado el aparato", detalló el funcionario.

Agregó que en Casa Presidencial hay un proyecto para reformar la Ley de Telecomunicaciones para que se hagan medidas correctivas y auditorías técnicas.

Dijo que para combatir las extorsiones ordenará que se le proporcione más personal y apoyo de la Fuerza Armada.

Maras con narcotráfico

El ministro denunció que existe una distribución de droga hacia pandillas o hacia grupos que le dan custodia a estas organizaciones del crimen organizado y se produce el narcomenudeo, como otra modalidad ilícita de ingresos.

"Si nosotros paramos y combatimos fuertemente la narcoactividad estamos impidiendo que exista una penetración a las instituciones del Estado. La narcoactividad, cuando se produce, reparte dinero fácil; (luego viene) el lavado de dinero, el trafico de armas y el sicariato", razonó.

Confirmó que el crimen organizado "ha escogido a la organización de las pandillas, como uno de los custodios, de sus trabajos, entre otros, porque hay otros grupos que son las bandas, precisamente de narcotraficantes".

Perdomo reflexionó que se debe ayudar a las víctimas que resultan dañadas de los homicidios, extorsiones y robos; conocer sus necesidades y formular dentro del gabinete social la forma de ayudar a las viudas y a los huérfanos.

El ministro reiteró que no se quiere casar con una guerra de cifras en el tema de los homicidios: "(Es) mejor ver cuánta gente honrada ha salido dañada y cómo le vamos a dar la mano, cómo la vamos a apoyar desde el Gobierno".