Mayo registra repunte de homicidios, según PNC

Un informe de la Policía detalla que entre el 1 y el 23 de mayo se registraron 148 asesinatos, 29 más que en el mismo período del año pasado en el que se registraron 119 muertes violentas

En los primeros 10 días de mayo, según la PNC el promedio subió a ocho asesinatos por día. FOTO EDH / Claudia Castillo.

El comportamiento de los homicidios ha tenido un incremento durante este mes con relación al mismo período del año pasado.

Las cifras de la Policía reflejan que en 23 días de mayo se han registrado 148 asesinatos, mientras que en ese plazo del año pasado se habían cometido 119 muertes violentas, es decir que para este año se han registrado 29 homicidios más que el año pasado.

Eso significa que en promedio, seis personas fueron víctimas de la violencia cada día de mayo.

Sin embargo, el reporte señala que en los primeros 10 días de mayo se registró un promedio de ocho asesinatos por día.

Detalla que el primer día de mayo se registraron 10 muertes violentas, el día 5 se cometieron 12 homicidios, el día 7 hubo 11 personas asesinadas y al día siguiente, es decir el 8 de mayo, se produjeron 10 crímenes.

Otro día violento fue el 12 de mayo, fecha en la que murieron 10 personas a raíz de la violencia criminal.

En términos generales, el número de asesinatos que reporta la Policía desde el 1 de enero hasta el 23 de mayo llega a los 840, lo que significa un descenso de 504 asesinatos con respecto al mismo período del año pasado en el que se registraron 1,344 asesinatos.

Cuatro homicidios en menos de 12 horas

La Policía Nacional Civil reportó los asesinatos de cuatro personas entre la noche del jueves y la madrugada de ayer en los departamentos de San Salvador, Ahuachapán y Usulután.

Al final de la 75a Avenida Norte y calle antigua a la colonia Zacamil, frente a la colonia San José Montebello, en el sector de San Ramón, se registró el asesinato de un pandillero de la mara Salvatrucha (MS).

La víctima, quien tenía tatuajes alusivos a esa pandilla en su cuerpo, tenía un balazo en la cabeza y además un cincho alrededor de su cuello.

También estaba amarrado de pies y manos, según un informe de la oficina fiscal de Mejicanos. Además del tatuaje alusivo a la MS también tenía pintado el nombre de Olocuilta.

La detonación de un disparo alertó a los residentes de la zona, quienes llamaron a la Policía.

Fuentes de la Policía informaron que el pandillero había desaparecido desde horas de la mañana del jueves, por lo que sospechan que pudo haber sido raptado por sus asesinos, lo mantuvieron cautivo y luego lo llevaron a ese lugar donde lo mataron.

Aunque la Policía informó que la víctima no había sido identificada por no tener documentos personales señaló que el asesinado era buscado por las autoridades policiales por homicidio y robo.

La hipótesis que maneja la Policía con relación al asesinato es que se trató de rencillas entre pandillas, pese a la tregua entre esos grupos criminales.

Otro cadáver apareció la madrugada de ayer en el bulevar Tutunichapa y diagonal Universitaria, en la colonia Layco.

Aquí fue asesinado un hombre no identificado con arma blanca y según la Policía no se pudo establecer el móvil del crimen, aunque sospechan que a la víctima trataron de robarle y este habría opuesto resistencia.

La ciudad capital, San Salvador, ha tenido un repunte de homicidios durante este mes según los registros de la Policía. En 24 días de mayo, las autoridades policiales han reconocido las muertes de 21 personas a raíz de la violencia criminal, la mayoría causadas por las pandillas.

En ese período del año pasado, San Salvador solo contabilizaba nueve asesinatos, según los datos de la Policía Nacional Civil.

En Ahuachapán y Usulután

La violencia continuó en el cantón Iscaquillo de Ahuachapán. En este lugar mataron a un hombre no identificado, aparentemente estrangulado. Además tenía una serie de golpes en la cara, lo que hace suponer a las autoridades policiales que recibió una golpiza.

La Policía informó que no tenían indicios sobre los asesinos ni mucho menos del móvil del crimen.

También en las afueras de Ozatlán, Usulután, se registró un asesinato. La víctima, quien tampoco pudo ser identificada, era un menor de edad que según la Policía Nacional Civil pertenecía a una de las pandillas criminales.

Los primeros indicios policiales apuntan a que el menor pudo haber sido asesinado por integrantes de su propia pandilla por aparentes diferencias al interior de ese grupo delictivo.