resumen noticias

Jueza antimafia pasa a tribunal común asesinato de universitaria

Ante tal posición, el caso no será conocido por un tribunal antimafia y fue remitido a un Juzgado de Paz de San Juan Opico, La Libertad

Óscar Iraheta/Jaime García Viernes, 17 de Mayo de 2013

Una jueza consideró que el brutal asesinato de la universitaria Helene Stefany Arias Moreno, no puede considerarse crimen organizado, por lo que se excusó de procesarlo y lo envió a un tribunal común.

Fuentes judiciales confirmaron que la Jueza Antimafia de Instrucción, Lorena de Iraheta, se declaró incompetente en el caso por considerar que el homicidio no puede considerarse crimen organizado.

Ante esto pasó el proceso penal al Juzgado de Paz de San Juan Opico, La Libertad.

Por el brutal homicidio de la joven está procesado el que era su novio, Alejandro Bobadilla y tres integrantes de la familia del joven.

El pasado domingo, la Unidad contra el Crimen Organizado de la Fiscalía presentó las principales pruebas contra los cuatro acusados por supuestamente haber asesinado a la estudiante universitaria el 30 de octubre del año pasado.

Entre las pruebas está la declaración de un investigador de la División Élite contra el Crimen Organizado (DECO), quien asegura que José Alejandro Bobadilla, novio de la universitaria, le confesó que su madrastra, Claudia Patricia Leiva de Bobadilla, y su tía Andrea Alexandra Bobadilla habían asesinado a su novia con fines de cometer un secuestro.

Juan José Bobadilla, padre del joven, también es procesado.

Bobadilla Barrientos es acusado por la Fiscalía por supuestamente haber ocultado información a la Policía del secuestro y posterior asesinato de Helene.

Entre las pruebas del Ministerio Público están las bitácoras telefónicas, las cuales establecen la comunicación que sostuvo Bobadilla Barrientos con su madrastra y tía, cuando Helene Stefany era secuestrada por ambas mujeres.

Para la Fiscalía el imputado tenía conocimiento del plagio, ya que sabía un día antes que su novia se vería con sus parientes en un centro comercial en Antiguo Cuscatlán.

Sin embargo, esa información la mantuvo en secreto y no la reveló a los policías antisecuestros durante toda la investigación.

Otra de las pruebas es un dibujo que se encontró en la casa de los Bobadilla tras la detención del joven.

En el dibujo aparece una mujer asesinada con el rostro deshecho y ensangrentado, similar a como fue asesinada la joven universitaria el 30 de octubre pasado. Además tiene un mensaje que se lee "Killed Elene".