Balacera deja tres heridos en San Lorenzo

El ataque iba dirigido contra un conocido pandillero

Iglesia del caserío El Llano, cantón San Lorenzo, donde el viernes atacaron con escopetas a tres jóvenes, Foto EDH / Archivo.

Un nuevo hecho de violencia protagonizado por miembros de pandillas se registró el viernes en la noche en un caserío del cantón San Lorenzo, en Sensuntepeque, en el cual tres jóvenes resultaron gravemente heridos por disparos de escopetas, según informaron fuentes policiales a este Periódico.

De acuerdo con las fuentes, a las 7:30 p.m., del viernes, frente a la Iglesia Católica del caserío El Llano, un grupo de supuestos miembros de la mara Salvatrucha atacó con disparos de escopetas a Denis Jonathan X., de 16 años, quien al parecer es un conocido miembro de la pandilla 18 asentada en el lugar.

En el hecho, también resultaron lesionados Tania Abigaíl X., de 12 años, y Nilson Adonay X., d e 14.

La Policía evacuó a los heridos hacia el hospital nacional de Sensuntepeque, pero debido a la gravedad, Jonathan y otro de los lesionados fueron trasladados al hospital Rosales, en San Salvador.

El ataque ocurrió en un lugar donde vecinos señalan como punto de reunión de pandilleros que residen en diversos caseríos de San Lorenzo cuyos habitantes son víctimas de constantes extorsiones, en su mayoría, quienes tienen parientes que trabajan en Estados Unidos, según aseguraron recientemente a El Diario de Hoy.

En ese mismo lugar, hace varios meses había un puesto policial el cual fue retirado por presiones, supuestamente, a raíz de la inconformidad que manifestaron parientes de pandilleros quienes se quejaban de que sus hijos eran constantemente registrados por la Policía.

El ataque entre pandillas se registra nueve días después de que José R., un niño de 6 años, estudiante de parvularia, fuera secuestrado supuestamente con la colaboración de pandilleros del referido cantón, según fuentes policiales que prefirieron el anonimato.

El viernes, El Diario de Hoy publicó un reportaje en el que se reveló que los vecinos de San Lorenzo y sus caseríos viven a merced de un grupo de pandilleros de la 18 debido a la poca presencia policial en el sector.

Entre los pandilleros más conocidos en el sector, los lugareños mencionaron a un tal Jonathan, quien es el encargado de vender marihuana y cocaína al menudeo a los jóvenes que viven en esa zona rural.

El 5 de febrero anterior, ese mismo grupo de pandillas asesinó al agente policial Erick Alberto Mejía, cuando este perseguía a Abel, un pandillero que vive en el caserío Los Trozos.

Por el ataque del viernes, la Policía no registra detenciones, indicaron las fuentes.