Carretera a Los Chorros, entre más peligrosas del país

Desde el jueves que se habilitó la vía se han registrado cuatro accidentes viales. En uno de los casos hubo 10 golpeados

La carretera que pasa por Los Chorros sigue siendo una de las vías más peligrosas en la red vial del país por la cantidad de accidentes con muertos y lesionados.

En tiempo normal, en el tramo de Santa Tecla a Colón, la Policía registra a diario de uno a dos accidentes, con igual número de personas lesionadas y daños materiales en automotores.

Antes de su reconstrucción, gran parte de los accidentes ocurría por la cantidad de baches que los conductores tenían que esquivar, afirmó un agente de Tránsito de la PNC.

Ahora la historia es otra, los percances se dan por el buen estado de la vía, lo que hace que los choferes abusen del acelerador y conduzcan a mayor velocidad.

"La recomendación es que guardemos la prudencia. La carretera tiene límites de velocidad que hay que respetar", manifestó Mauricio Ramírez, jefe de la División de Tránsito de Santa Tecla.

La velocidad máxima permitida en el sector es de 60 kilómetros por hora y la mínima de 40 kilómetros por hora, afirmó Ramírez.

El oficial de Tránsito agregó que la mayoría de motoristas hace caso omiso a las advertencias de velocidad y señalización de tránsito que se observan a lo largo de la arteria.

El agente afirmó que con las actuales condiciones de la carretera, los conductores alcanzan velocidades que superan los 80 y más de 100 kilómetros por hora.

La excesiva velocidad más las curvas y las pendientes pronunciadas de la carretera recién reconstruida con cemento hidráulico se ha convertido en una verdadera trampa para los automovilistas. Desde el jueves anterior en que se habilitó la nueva autopista han ocurrido cuatro accidentes con personas lesionadas y otros con daños materiales, pero hasta el momento no se registran muertos, dijo Ramírez.

En esta semana (martes y miércoles), dos autobuses de la misma ruta 205 han presentado supuestas fallas mecánicas y han terminado en múltiples accidentes.

Según las autoridades de Tránsito, el accidente del bus de la ruta 205, placas AB73-224, que el martes por la noche embistió a seis vehículos causó además de angustia un gran congestionamiento vial.

Del impacto el bus arrastró unos 30 metros y contraminó contra el separador central de la arteria a los vehículos.

El motorista de la unidad de transporte escapó para evitar responsabilidad en momentos que socorristas auxiliaban a 10 pasajeros que resultaron golpeados.

Al final cuatro de los 10 pasajeros fueron trasladados de emergencia al hospital San Rafael, en Santa Tecla.

El miércoles, un día después casi a la misma hora, otro bus de la misma ruta impactó con otros vehículos cerca del kilómetro 21, pero solo ocasionó daños materiales, informó la Policía.

Uno de los conductores que en ese momento se dirigía por la vía el martes por la noche afirmó que el cafre del bus accidentado viajaba a una velocidad de más de 130 kilómetros.

Las autoridades han identificado al menos siete puntos con mayor frecuencia de accidentes en el sector: la báscula (en el kilómetro 17), baipás Las Delicias (kilómetro 12), finca San Luis (kilómetro 15), el basurero (kilómetro 17 y medio), balneario Los Chorros (kilómetro 19), la pedrera (kilómetro 21) y el cantón El Cobanal (kilómetro 22).

Pero ¿qué hace peligrosa esta carretera? Según la Policía, las curvas y las pendientes (bajadas) de la vía.

Pero sobre todo la falta de conciencia de los conductores que a pesar de conocer la carretera no guardan las precauciones del caso. Varias veces van distraídos, hablando por teléfono celular, ingiriendo bebidas o conversando con el acompañante y se distraen, dijo el agente.

"En esta zona de curvas que presentan peligro, las recomendaciones a los conductores son no exceder la velocidad permitida, que usen el cinturón de seguridad, que guarden la distancia entre vehículos para evitar que se sigan dando accidentes con gente lesionada o muertos. La idea es prevenir", dijo el jefe de Tránsito de Santa Tecla.

A esto se suma la excesiva velocidad con la cual conducen los choferes, quienes se ven motivados por el buen estado de la carretera.

El horario de la accidentabilidad guarda mucha relación con las horas pico, en la mañana (de 6:00 a 8:00 a.m.) cuando los conductores se trasladan a sus sitios de trabajo o estudios y en la tarde (de 5:00 a 8:00 p.m.) cuando retornan a sus casas.

En lo que va del año en la carretera de Los Chorros, según la División de Tránsito de Santa Tecla, no se han registrado muertos.

Este comportamiento guarda relación con el proceso de construcción que inició en septiembre del año pasado.

"El congestionamiento vial por los trabajos que se realizaban de alguna manera ayudó a que los conductores redujeran la velocidad en su paso por la zona y gracias a Dios no hubo muertos", puntualizó Ramírez.

Algunos conductores expresan que la nueva autopista Los Chorros requiere de reductores de velocidad o vibradores, como una forma de advertir a los motoristas del peligro que corren al conducir a excesiva velocidad.

Algunas personas en redes sociales han expresado además que en esas circunstancias el tramo de la carretera parece un tobogán, esto tomando en cuenta la cultura de los buseros y la imprudencia de quienes manejan.

La gran pregunta de Eunice Solano fue ¿por qué no pusieron reductores de velocidad? o ¿a dónde dejaron los aparatos que dieron a la Policía para medir la velocidad y multar a quienes exceden del volante?

Preguntaron por qué Obras Públicas no ha previsto un carril de emergencia (porque hoy es una cuneta), al tiempo que cuestionaron el diseño de la vía. Agregaron que "al ingresar de Santa Tecla hacia Lourdes por el bulevar Arnulfo Romero la línea blanca lo lleva a uno a la cuneta".

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.