Confirman que violador en serie fue asesinado

El sujeto violó, según la Fiscalía, a 24 mujeres en Usulután

Fiscalía asegura que realizará pruebas de ADN en todos los casos de violación para comprobar que el responsable sea Coreas y descartar que hayan otros responsables. Foto EDH / Archivo.

Un año transcurrió para que la Fiscalía y Policía confirmaran que fue asesinado Fermín Coreas, acusado de al menos 24 casos de violación contra igual número de mujeres y quien escapó de todo operativo policial que las autoridades montaron para arrestarlo.

David Acosta, jefe fiscal de Usulután, confirmó que el supuesto violador en serie fue ultimado a finales de enero de 2012 y su cuerpo encontrado semi enterrado en la hacienda Las Palmeras, en Santiago de María, Usulután.

Hasta ese momento, no tenían certeza que se tratara de éste; sin embargo, tras el hallazgo de ese cuerpo, que tenía puesto un uniforme militar, no se registraron más ataques contra mujeres.

Acosta aseguró que para tener seguridad que se trataba de Coreas fue necesario practicar una prueba de Ácido Desoxirribonucleico (ADN) que fue la que determinó que efectivamente era Coreas.

"Tomamos una muestra de sangre de la hermana de él y de un diente del cuerpo encontrado y efectivamente arrojó que ambos son hermanos", dijo Acosta.

Los resultados tardaron un año en conocerse, pues fue en abril de 2012 que se tomaron las muestras y las respuestas llegaron a la sede fiscal de Usulután hasta ayer.

Acosta aseguró que los delitos que pesaban sobre Coreas eran violación en al menos 24 mujeres y el asesinato del agente Melvin Fuentes, durante un operativo de captura del sujeto.

Sucedió en septiembre de 2010 en la zona del cantón Marquezado en Santiago de María, Usulután.

Las violaciones que le achacan a Coreas se registran desde 2004 y todas ocurrieron en la zona de Santiago de María, Tecapán, Jucuapa y Santa Elena en Usulután.

En los cafetales de esos municipios, el nombre de Fermín Coreas era temido, e incluso, se rumoraba que el hombre tenía poderes sobrenaturales, pues siempre que la Policía intentaba arrestarlo, independientemente de la cantidad de agentes que lo buscaba, escapaba.

En los archivos de la Policía consta que la última aparición de Coreas se produjo entre el 16 y 17 de enero de 2012.

El 16, según los expedientes, Coreas asaltó en su propia residencia a su abuelo, Ramón Coreas, de 77 años, robándole dos armas de fuego, dinero en efectivo y prendas de oro.

Al siguiente día habría abusado sexualmente de una mujer de 36 años y una menor de 14, cuando ambas regresaban de hacer algunas diligencias.

Coreas se mantuvo prófugo durante al menos tres años, pues las ordenes de captura en su contra se giraron en 2009.

Desde ese año hasta su muerte, la Policía lo buscó sin éxito. Incluso, ofreció una recompensa a quien les ayudara a dar con su paradero y aún así no lograron arrestarlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.