resumen noticias

Más de 500 policías detenidos ligados a hechos delictivos

Acusados de homicidio, robo, extorsión y ligados a pandillas

David Marroquín sucesos@eldiariodehoy.com Domingo, 14 de Abril de 2013

En los últimos tres años, el involucramiento de policías en actividades delictivas se ha incrementado en un 20 por ciento, según investigadores de las unidades disciplinarias de la Policía Nacional Civil.

La falta de controles efectivos que permitan detectar la infiltración del crimen organizado en la corporación policial ha permitido que muchos agentes y oficiales hayan sido comprados y estén al servicio de agrupaciones criminales.

Desde junio del 2009 hasta la fecha, unos 500 policías y jefes de la PNC han sido capturados por sus propios compañeros después de investigaciones internas en las que han resultado estar involucrados en actividades delictivas y en actos de corrupción abusando de su poder de autoridad, según las memorias anuales de la corporación policial.

Los elementos han sido arrestados por distintos delitos, como homicidios, extorsiones, sobornos, robos, abuso sexual, violencia intrafamiliar, narcotráfico y hasta por su vinculación con las pandillas criminales.

Las autoridades explicaron que es preocupante el hecho de que el 25 por ciento de los delitos cometidos por policías corresponda a violencia intrafamiliar. En algunos casos, los agentes han asesinado a su cónyuge o excompañera de vida y luego se han suicidado con las pistolas de equipo.

También hay policías que han colaborado con las pandillas en el sentido de facilitarles información sobre quiénes los denuncian por el delito de extorsión.

Por otra parte, hay otros agentes que han pertenecido o pertenecen a maras cuando ingresan a las filas de la Policía, y colaboran con estas agrupaciones ilícitas revelándoles detalles sobre operativos de capturas y las zonas de patrullajes para que puedan evadir los arrestos, según los investigadores.

Depuración policial

Las últimas tres memorias de labores de la Policía detallan que en el período de junio de 2009 a mayo de 2010 fueron detenidos 93 policías por diferentes delitos.

En el siguiente lapso, de junio de 2010 a mayo de 2011, las detenciones incrementaron. En ese período, la Policía capturó a 284 agentes tras comprobárseles su participación en actividades delictivas y en agrupaciones criminales.

Entre junio de 2011 y mayo de 2012, las capturas disminuyeron a 86. Sin embargo, desde noviembre de ese mismo año hasta marzo de este año han sido capturados no menos de 27 policías, siempre por delitos similares: por estar involucrados en actividades ilícitas y vinculados a las pandillas criminales.

Lo que no se detalla en las memorias de la corporación policial es cuántos de estos policías capturados fueron condenados o exonerados de los cargos penales por los que fueron procesados. Tampoco se detalla cuántos de esos policías han sido reintegrados a la corporación policial.

El Diario de Hoy gestionó durante tres semanas una entrevista con el inspector general de la PNC, Carlos Linares Ascencio, a través de la Secretaría de Comunicaciones de la Policía, pero nunca hubo una respuesta.

A los más de 500 policías detenidos se suman otros 230 oficiales (jefes policiales) que han sido separados de la institución por cometer faltas disciplinarias; entre estas, haber abandonado el servicio sin haber justificado su ausencia, abuso de autoridad o comisión de delitos.

El exdirector de la Policía Ricardo Menesses fue uno de los destituidos de la institución porque aparentemente no se presentó a la Policía luego de haber regresado de ejercer el cargo de agregado policial en la embajada de El Salvador en Washington, Estados Unidos.

En el período comprendido entre junio de 2010 y mayo de 2011, un total de 137 policías fueron destituidos tras comprobárseles su responsabilidad en faltas por las que les fueron abiertos expedientes disciplinarios.

Los distintos tribunales disciplinarios de la Policía también sancionaron con suspensión de sus cargos a 898 oficiales de policía, entre mayo de 2010 y junio de 2012.

Las suspensiones van desde 16 hasta 180 días y los sancionados no gozan de su salario durante ese período. Estas suspensiones obedecen faltas muy graves y faltas graves.

A otros 835 policías o empleados de la Policía los castigaron con la suspensión de sus cargos sin que gozaran de sus sueldos, los castigos fueron desde un día hasta 15 días por faltas leves.

Algunos oficiales consultados se atreven a señalar que los índices de corrupción policial pueden alcanzar los niveles que se vivieron a principios de los años 2000, en los que hubo casos de policías que se atrevieron a asaltar un hotel en Santa Elena, Antiguo Cuscatlán; y otros a secuestrar a un empresario en un carro policial.

A raíz de esa situación, las entonces autoridades policiales impulsaron un proceso de depuración en el que separaron a 1,500 policías.

Algunos de éstos policías pidieron amparo a la Corte Suprema de Justicia que ordenó que fueran reinstalados.