El País señala escepticismo por tregua de pandillas

Afirma que proceso para reducir violencia es frágil y depende de cabecillas de maras

La delegación salvadoreña en Washington con el secretario de la OEA, José Miguel Insulza. Foto EDH / EL PAÍS.

Su opacidad, el ambiguo papel del Gobierno y de la Iglesia católica, las concesiones a los cabecillas de las pandillas en prisión, la aparente ausencia de planes alternativos de reinserción o el mantenimiento de las extorsiones por parte de las bandas han generado cierto escepticismo sobre un proceso que, no obstante, se percibe como una gran oportunidad para reducir la criminalidad en el segundo país más violento del mundo, después de Honduras.

Esa es la apreciación que tiene la periodista Eva Saíz del pacto de no agresión que aseguran tener las pandillas criminales desde el 9 de marzo de 2012 y que sale publicada ayer en la edición web del periódico español El País.

Esta semana, una delegación salvadoreña liderada por el ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés, visitó la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, Estados Unidos, para oficializar la tregua entre las maras MS-13 o Salvatrucha, y la pandilla 18, señala Saíz.

Este período —que ha producido un inapelable descenso de los homicidios de 14 muertos diarios a una media de 5.5— no ha estado exento de controversia, señala Saíz.

La OEA, en su rol de "garante del proceso de paz", ha jugado un papel importante en la supervisión de la tregua casi desde el inicio de la misma.

Con la presentación de este proceso ante la comunidad internacional, el Gobierno salvadoreño pretende institucionalizar un proceso que sigue siendo muy frágil y que, pese a los esfuerzos evidentes de todos los actores involucrados, sigue dependiendo de la palabra de los cabecillas de las maras que están en prisión.

Además El Salvador pretende involucrar en el proceso a organizaciones internacionales —la Unión Europea o Naciones Unidas, a través del PNUD, ya han mostrado su interés— para poder blindar la actual política que ha desarrollado el gobierno de izquierda de Mauricio Funes e impedir que futuros gobiernos puedan desmantelarla después.

"Estamos formando una coraza protectora alrededor de este proceso, que es el único que se ha demostrado que está dando resultado en estos últimos años", reconoció Munguía Payés durante una entrevista concedida al periódico El País de España.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.