Dos policías están siendo procesados por el asesinato de un albañil en Mejicanos

Los agentes habrían vapuleado a la víctima, quien murió en un hospital

El pasado 6 de septiembre, El Diario de Hoy denunció la muerte de Roberto Meléndez Barrera. Su familia está esperando justicia, ya que insisten en que hubo exceso de fuerza al detenerlo.

El camino para que se busque la "pronta y cumplida justicia" por el asesinato de Roberto Meléndez Barrera, de 33 años, ya fue iniciada por la Fiscalía General de la República.

Los supuestos responsables fueron acusados el sábado pasado en los juzgados y hoy enfrentarán la audiencia inicial.

El Ministerio Público acusó a los agentes de la Policía Moisés Benítez y Melvin Sandoval de homicidio agravado. Ambos estaban destacados en la delegación de Mejicanos.

El jefe fiscal de la Unidad de Vida de San Salvador, Rafael Romero, detalló que el 19 de agosto de 2012 los agentes atendieron una llamada sobre dos personas que se encontraban amedrentando a las personas en el cantón San Miguel, en Mejicanos.

Cuando los dos agentes se apersonaron al lugar se percataron de los dos sujetos y para intervenirlos utilizaron la fuerza. Sin embargo, ya esposados, los dos agentes golpearon a Meléndez Barrera con las botas, macanas y puños.

También al otro detenido lo golpearon; al mismo tiempo que los insultaron, confirmó el jefe fiscal.

Los dos imputados subieron a las dos víctimas a la patrulla y las trasladaron a las bartolinas de la delegación policial de Mejicanos. El hecho fue presenciado por decenas de personas del cantón San Miguel del referido municipio.

Romero explicó que, a pesar que en el chequeo médico que se le practicó a Meléndez Barrera indicaba que era necesario trasladarlo a un hospital, los agentes no lo hicieron e intentaron meterlo preso a las bartolinas.

"Los otros reos no permitieron que entrara la víctima, ya que podría morir adentro de la bartolina y acusarlos a ellos. Por eso protestaron y exigieron que trasladaran a Meléndez Barrera hacia un hospital", confirmó el fiscal.

Ante las exigencias, y después de convulsionar en cuatro ocasiones, los dos agentes trasladaron al detenido al hospital Zacamil, donde murió una semana después a consecuencia de la paliza, según lo estableció la autopsia del Instituto de Medicina Legal de San Salvador.

El documento es una de las principales pruebas que tiene la Fiscalía, así como los testimonios de varios testigos que han sido protegidos por las autoridades, quienes han relatado con detalles los hechos.

El expediente clínico en manos de los fiscales número 306409 confirma que la víctima ingresó al hospital con fuertes golpes.

El documento señala que Meléndez Barrera tenía diversas lesiones graves en distintas partes de su cuerpo. Presentaba golpes internos, en el cráneo, múltiples hematomas en el tórax y en sus piernas.

El Diario de Hoy publicó el hecho en septiembre de 2012 y, en esa ocasión, un pariente de la víctima expresó que "la golpiza fue exceso de fuerza y su pariente tomaba licor y no tenía fuerzas para oponerse a un grupo de policías armados. Solo lo habían detenido por resistencia".