resumen noticias

Capturan a dos policías acusados de homicidio

Proyectil en cadáver de víctima coincide con el arma asignada a uno de los imputados, según Fiscalía

Evelyn Machuca sucesos@eldiariodehoy.com Miércoles, 20 de Marzo de 2013

Los agentes policiales Erick Rodolfo Jiménez , de 32 años, y Miguel Ángel Hernández, de 24, fueron detenidos la mañana del martes anterior, acusados de los delitos de homicidio simple y fraude procesal, según detalló el jefe fiscal de la zona oriental del país, German Arriaza.

El funcionario explicó que ambos agentes, que estaban destacados en el área de Investigaciones de la subdelegación de Jiquilisco (Usulután), dispararon durante una supuesta persecución policial en contra de presuntos pandilleros y mataron a una mujer que se encontraba casualmente cerca de la zona.

Los hechos ocurrieron el 22 de octubre del año pasado, alrededor de las 4:00 de la tarde, en una venta informal frente al centro escolar cantón Cabos Negros, en Jiquilisco.

Las investigaciones fiscales detallan que dos personas se acercaron a comprar al pequeño negocio de tortillas, pupusas, atol y otros productos, cuando dos supuestos pandilleros de la Dieciocho se les acercaron a pedirles dinero.

Testigos han asegurado a la Fiscalía que los agentes acusados viajaban en el carro particular P 129-312 y que cuando un casco rodó de forma accidental hasta la carretera, ellos se detuvieron y se bajaron bruscamente pensando que alguno de los cuatro ( (los dos compradores y los dos supuestos mareros) se los habían arrojado.

En ese momento, los dos policías observaron a los cuatro individuos y cuando intentaron acercarse uno de los supuestos mareros salió corriendo, por lo que dispararon varias veces e impactaron a Alma Azucena Rodríguez, la víctima por la que ahora enfrentan el cargo de homicidio simple.

"La señora no tenía nada que ver en esa situación. La señora grita que le han pegado y lo que nos llama la atención es que dijeron los testigos que los policías empezaron a recoger cosas del lugar y que se las echaban a la bolsa, que son prácticamente los casquillos, producto de los disparos; y es por eso que los estamos acusando de fraude procesal", advirtió Arriaza.

En la misma delegación fueron capturados. Uno de los proyectiles rescatado del cadáver de la víctima corresponde al arma de fuego de la corporación policial que había sido asignada a Jiménez, de acuerdo con las pruebas científicas.

Entre los elementos probatorios con los que cuenta la Fiscalía para robustecer los fundamentos de sus acusaciones está la autopsia de la víctima, que establece que murió a raíz de una perforación en la cavidad torácica abdominal.