Matan sexagenario durante un asalto en Comacarán

En el hecho un supuesto asaltante también murió, después de atacar a balazos a la víctima, dijeron los investigadores.

El cadáver de José Daniel Jacinto fue velado ayer por sus hermanos de religión en Cojutepeque. Foto EDH /

Un delincuente y una persona particular fue el resultado de un robo que se cometió ayer en las cercanías del puente de Comacarán, en San Miguel.

Las autoridades dijeron que la persona particular respondía al nombre de Óscar Amílcar Fuentes de 62 años.

La otra víctima al parecer era un delincuente y no fue identificada por la Policía.

En otro hecho de violencia un vendedor del mercado Central, en San Salvador, fue asesinado ayer en la madrugada. La víctima se transportaba en silla de ruedas.

También en otro hecho provocado por la violencia, ayer por la mañana fueron velados los restos de José Daniel Jacinto, de 37 años.

La víctima fue reportada desaparecida por familiares desde el pasado 10 de marzo, pero que el viernes anterior, fue encontrado semienterrado en una quebrada del cantón Agua Agria, en Verapaz, San Vicente. Jacinto tenía lesiones en su cuerpo provocadas por arma corto punzante.

Era integrante de la iglesia Elim de Cojutepeque, desde hace más de 15 años, según sus hermanos de religión y muchos lo recuerdan como una persona muy servicial y entregado a las cosas de Dios. Siempre ayudaba a los demás.

Amigos de la víctima manifestaron que trabajaba como cobrador para una tienda de electrodomésticos, desde hace cuatro meses aproximadamente, y que el domingo anterior fue a cobrarles a a varios clientes.

"Él siempre tenían la costumbre de regresar a eso de las 4:00 de la tarde porque tenían que estar en el culto", comentó un amigo de la víctima.

Sin embargo, pasada esa hora Jacinto nunca apareció y de inmediato comenzaron hacerle llamadas a su móvil pero este nunca las contestó.

No fue hasta el viernes por la tarde cuando las autoridades dieron aviso a sus familiares de que el cadáver semienterrado, hallado en San Vicente, podría tratarse de su pariente desaparecido.

Amigos y familiares de la víctima, así como miembros de la iglesia donde se congregaba, se desplazaron al lugar.

"Lo pudimos reconocer por la ropa que tenía", comentó un conocido.

Según las autoridades, los asesinos se habrían llevado los documentos de la víctima, así como el dinero que había podido recolectar.

Amigos de la víctima dijeron que Jacinto en varias ocasiones se había expresado que la zona donde frecuentaba para realizar los cobros era peligrosa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.