Presidente Funes arremete de nuevo contra padre Toño

Sacerdote dice que el expandillero asesinado no fue entrevistado por Farah

El padre Toño acompañó a familiares de Morales que llegaron a retirar el cadáver de la morgue judicial. Foto EDH / Marvin Recinos.

El asesinato del exmarero Edgar Giovanni Morales el pasado martes en Mejicanos ha derivado en un enfrentamiento verbal entre funcionarios gubernamentales y el sacerdote español Antonio Rodríguez, quien había empleado a Morales en el Servicio Social Pasionista como encargado del programa de rehabilitación y reinserción de pandilleros.

Morales fue asesinado a las 2:30 p.m. del martes en la entrada de la oficina parroquial del padre Toño, como es conocido el sacerdote Rodríguez, quien consideró a la víctima como un ejemplo de voluntad para rehabilitarse sin necesitar de una tregua.

Momentos después del crimen, Rodríguez dijo que el asesinato podría haber sido en represalia por haber participado, como fuente de información, en un informe del periodista estadounidense, Douglas Farah, donde se describe la evolución de las pandillas y sus supuestos vínculos con el narcotráfico y el crimen organizado.

Asimismo responsabilizó a los facilitadores de la tregua entre pandillas por cualquier ataque a su integridad física.

Las declaraciones del padre Toño desencadenaron una serie de reacciones de parte de funcionarios gubernamentales.

Ayer el presidente de la República, Mauricio Funes, calificó de irresponsables y fáciles las afirmaciones hechas por el padre Toño.

"El que el padre Toño diga que esto es una amenaza para él, yo creo que se le ha pasado la mano y la boca, está hablando de más sin conocimiento de causa, sin tener suficientes elementos de juicio", afirmó Funes.

Entre tanto, el obispo castrense Fabio Colindres, uno de los mediadores en la tregua, también reaccionó ante los señalamientos de Rodríguez.

"Es la primera vez que me doy cuenta por boca de ustedes de que el padre Toño me responsabiliza de la muerte de ese muchacho. O sea que yo lo maté en otras palabras. Pues lo más interesante sería tener las pruebas, si hay pruebas de que yo lo maté, que me lleven a la cárcel, pero si yo no lo he matado, yo podría denunciarlo (al padre Toño)", sostuvo el obispo castrense ayer durante un acto de conmemoración del primer aniversario de la supuesta tregua entre pandillas.

Por su parte, el ministro de Seguridad y Justicia, David Munguía Payés, esbozó como hipótesis del asesinato de Morales el hecho de que el expandillero podría haber dado información que fue consignada en el informe de Farah, lo que habría molestado a otros pandilleros.

Ante lo anterior, el padre Toño dijo ayer, mientras retiraba el cadáver de Morales de la morgue judicial, que su colaborador jamás se entrevistó con Farah. El sacerdote se atribuyó haber sido entrevistado por Farah e invitó a Payés a leer íntegramente el referido informe para constatar que Morales no aportó ninguna información a Farah.

Funes, Payés y Colindres añadieron que la tregua ha evitado el asesinato de unas tres mil personas en el primer año de vigencia.

Farah no lo entrevistó

El periodista estadounidense, por su parte, mediante un email enviado a El Diario de Hoy lamentó el asesinato de Morales y afirmó que nunca entrevistó a Morales.

"Giovanni nunca fue fuente mía. Yo lo conocí una vez, en presencia del padre Toño, pero nunca le consulté sobre ningún aspecto del estudio. También conozco al padre Toño y lo he entrevistado, pero lo que utilicé de su análisis viene de las cartas públicas que él había escrito al principio de la tregua", explicó Farah.

El investigador estadounidense señala que las maras se han dado cuenta de los beneficios que pueden obtener de su injerencia en la política salvadoreña.

De hecho, horas después del asesinato de Morales se registró un tiroteo entre policías y supuestos mareros de la MS en el sector de Ayutuxtepeque, que dejó como resultado cuatro heridos de bala, de los cuales dos eran policías, falleciendo uno de estos en un hospital, quien fue identificado como Jorge Vladimir Tobar.

Ayer mismo, Payés dijo temer que el homicidio de Morales desencadene una espiral de venganza entre maras.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.