Militar condenado por violar a hijastra

La madre de la víctima denunció la agresión

Una buena parte de los agresores sexuales de las menores ha sido sus padres, padrastros o algún conocido.

Por haber abusado sexualmente durante varios años de su hijastra, pasará 36 años en la cárcel. Se trata del sargento mayor del Ejército César Ernesto M. T., de 45 años, a quien encontraron culpable de los delitos de agresión y violación sexual.

El fallo fue dictado por el Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador, informó la Fiscalía General.

Consta en el proceso que el sargento comenzó a manosear en sus partes íntimas a su hijastra desde cuando ella tenía 11 años, en el año 2004.

Las investigaciones señalan que el condenado aprovechaba para agredir sexualmente a la joven cuando se quedaban solos en la casa, situada en la zona del barrio Lourdes, San Salvador.

La última agresión a la joven se registró el 8 de agosto del año pasado, cuando la víctima fue violada por su padrastro. En ese entonces, el militar la amenazó con matarla o asesinar a su madre si ella le contaba todas las agresiones de las que había sido objeto desde hacía ocho años.

La fiscal del caso, Claudia Cruz, sostuvo que él la tenía atemorizada porque siempre le decía que andaba armado y que si lo denunciaba la iba a matar a ella o a su madre.

El bajo rendimiento en sus estudios y la baja autoestima que tenía la joven llamaron la atención de su madre, quien le preguntó qué era lo que le pasaba, pero ella le respondió que nada.

Por su parte, la abuela de la víctima le contó todos los agravios que había sufrido la joven de parte de su padrastro, porque la víctima ya se lo había contado a ella.

La madre no dudó en ir a denunciarlo a la Fiscalía General, desde donde fue girada días después la orden de captura contra el militar.

Cárcel para otros dos violadores

Los tribunales de Sentencia de Chalatenango ordenaron 14 años de prisión para dos violadores de menores, en casos separados.

Carlos R. S., tendrá que purgar 14 años en la cárcel por haber violado a su hija desde que la menor tenía 11 años hasta que cumplió 14. La víctima tiene ahora 17 años.

Las agresiones sexuales ocurrieron en la casa de la familia, situada en el municipio de Citalá, en Chalatenango.

Los abusos salieron a la luz cuando la menor quedó embarazada en 2009 y los resultados de la prueba de ADN revelaron que el papá del bebé era el padre de la víctima.

En el otro caso, fue sentenciado a 14 años de prisión Francisco Heriberto Cañas Arias por haber violado a una menor de 14 años en la zona rural de La Laguna, siempre en Chalatenango.

La víctima, quien al parecer era su vecina, fue abusada en varias ocasiones por el condenado, entre los años 2007 y 2012, según la Fiscalía.

La mayoría de las víctimas de violación es menor de edad. Sus agresores, en buena medida, son padres, padrastros, familiares y conocidos cercanos.