Enmascarados matan a reo en puesto policial

Un pandillero de la 18 fue acribillado a balazos mientras dormía en una celda situada en el puesto policial de Los Planes de Renderos. Por el hecho 14 policías han sido detenidos. Al parecer, el reo era testigo con beneficios penales

Asesinan a reo en puesto PNC

Hombres encapuchados entraron a la delegación en Planes de Renderos a las 2:00 am y mataron a un reo de la pandilla 18. El encargado de bartolina no pudo reaccionar pues se encasquilló su arma.

Ver en Media Center >

En un hecho sin precedentes y que dejó al descubierto el alcance que tiene el crimen organizado en el país, un grupo de sujetos con los rostros cubiertos irrumpió las bartolinas de un puesto de la Policía y asesinó a un reo que se encontraba durmiendo.

El ataque se perpetró a las 2:00 de la madrugada de ayer en la quinta San Jorge, una casa muy antigua donde funciona el puesto policial de Los Planes de Renderos, al sur de San Salvador.

El hecho fue similar a los que ocurren con cárteles de narcotraficantes en Guatemala y México, donde grupos armados entran a los puestos policiales y liberan o matan a delincuentes o testigos.

Hasta el cierre de esta nota la Policía no registraba capturas de los responsables directos, solo la detención de 14 agentes que serán investigados para determinar si tuvieron complicidad en el hecho, según confirmó el director de la Policía, Francisco Salinas.

Salinas dijo que todos los agentes fueron interrogados como parte de las investigaciones que se han realizado y hasta ayer era muy prematuro determinar si tenían participación en el homicidio.

Un fiscal que inició con el procedimiento confirmó a las 5:30 de la mañana que el reo asesinado era un testigo con beneficios penales (criteriado) y su clave era "Jaguar".

Sin embargo, horas después, las autoridades de la Fiscalía General y de la Policía Nacional Civil negaron que la víctima haya sido testigo protegido y lo identificaron como Mario Alexander Reyes, de 23 años.

En las redes sociales y en los comentarios de elsalvador.com las audiencias cuestionaron la forma en que mataron al sujeto y criticaron la reacción de la Policía. Otros vincularon el hecho a las pandillas y cuestionaron la tregua entre las maras.

Sobre los responsables del ataque, la Policía no tiene muchas pistas, pero no descartaron que detrás del hecho estén vinculadas las pandillas, ya que la víctima era un cabecilla del Barrio 18 que operaba en Mejicanos y al norte del país.

Prueba de ello es que también al lugar llegó Óscar Torres, jefe fiscal de la nueva Unidad Antipandillas, quien reconfirmó que Reyes no era testigo. Sin embargo, otros agentes dijeron que el sujeto estaba colaborando con la Policía.

Fuentes fiscales que procesaron la escena confirmaron que el reo, al parecer, compartía la celda con otro sujeto. El subdirector de la Policía, Mauricio Ramírez Landaverde, aseguró que había más reos en la celda, pero no determinó cuántos.

Una llamada para despistar a los agentes

Agentes policiales dijeron que un grupo de policías asignado al puesto había salido a atender una llamada de emergencia que se hizo minutos antes del hecho al Sistema de Emergencias 911.

La llamada advertía de una balacera contra un grupo de personas heridas en el cantón Cuyuapa, en Mil Cumbres, Rosario de Mora.

Varios policías salieron en patrullas a verificar el supuesto hecho y no encontraron nada. Fue un engaño. Cinco minutos más tarde, ocurrió el asesinato del reo, dijeron las fuentes policiales.

Los informantes detallaron que los asesinos entraron sigilosamente por la parte de atrás de las bartolinas y dispararon más de 20 veces contra Reyes.

Los investigadores dijeron que, al parecer, no había un agente que hiciera la función de bartolinero y eso fue aprovechado.

Otros informantes revelaron que un agente que hacía la función de guardia solo escuchó los disparos y tampoco reaccionó, ya que no tenía a la vista las bartolinas.

El agente, aparentemente, tiene poco tiempo de estar en la corporación policial y solo estaba armado con una pistola. Otros policías que se encontraban durmiendo en el puesto policial se tiraron al suelo tras los disparos y luego intentaron seguir a los sujetos, pero los asesinos corrieron por una finca y se dispersaron hacia otras zonas.

Los detectives dijeron que el reo fue acribillado a balazos. Los investigadores señalaron que la víctima presentaba más de 20 disparos. Tenía perforaciones de bala en la cabeza, abdomen y tórax.

Al parecer, intentó cubrirse con las manos porque tenía disparos en los brazos.

Vestía una calzoneta y camisa negra, detallaron los detectives.

Agregaron que el reo asesinado se había intentado fugar la semana pasada de la misma bartolina.

Sin embargo, fue recapturado por los agentes a pocos metros del lugar. Por este hecho, un agente de la PNC fue procesado.

Vendedores de la zona dijeron que Reyes era visitado por varias personas.

Procesado por dos homicidios en Ilopango

Landaverde declaró que Reyes era un marero a quien se procesaba por dos homicidios agravados y agrupaciones ilícitas cometidos en Ilopango.

El comisionado policial dijo que el proceso judicial contra Reyes estaba en la etapa de detención provisional (instrucción).

Landaverde negó que el sujeto haya tenido calidad de testigo, pero confirmó que pertenece a una estructura de la pandilla 18 que había cometido asesinatos contra mareros de la mara Salvatrucha.

Agregó que operaba en el norte de San Salvador y las investigaciones contra la estructura delincuencial terminaron el año pasado.

Landaverde dijo que los agentes detenidos han declarado diferentes versiones de las cuales no podía dar información, así como del tiempo que tenía Reyes de estar preso en el lugar.

El comisionado dijo que los agentes no estaban borrachos o drogados, pero sí confirmó que serán investigados.

Intentó fugarse la semana pasada

El subdirector de la Policía reconoció que el lugar donde funciona el puesto policial es vulnerable, pero sostuvo que eso no significa que este tipo de cosas ocurran.

Landaverde dejó entrever que este tipo de hechos son parte de la operatividad del crimen organizado, del cual el país es víctima.

El jefe policial indicó que el hecho de que los reos estén en las bartolinas policiales por el hacinamiento que hay en los centros penales, es un riesgo que afecta la operatividad policial, pero no es justificable.

El director de la PNC, Francisco Salinas, dijo que el caso fue grave y es una situación muy complicada.

Por su parte, el Fiscal General, Luis Martínez, dijo que el hecho fue lamentable, pero hay un equipo especial de fiscales para indagar el caso y deducir responsabilidades.

El subdirector indicó que otro incidente en una bartolina ocurrió en San Salvador ayer por la noche.

Añadió que los reos protagonizaron desórdenes por el hacinamiento, pero luego fueron controlados por los agentes policiales y el problema no pasó a más.

Otros agentes policiales destacados en otras delegaciones en las que se encuentran pandilleros presos mostraron su preocupación sobre el hecho y advirtieron que, en estos casos, los agentes son los que resultan perjudicados ante lo vulnerable de los lugares y el poco armamento con el que cuentan para repeler un ataque como este.