Más pistas de estudiante de enfermería extraviada

Familiares citados para someterse a prueba de ADN en Medicina Legal

Algunas prendas, como un zapato que usan las enfermeras, un llavero y piezas de tela, podrían ser más pruebas del hallazgo de Ana Esther Chicas Cruz. Foto EDH / Archivo.

Un zapato blanco de los que usan las enfermeras, un llavero con una caricatura y unos pedazos de tela enlodados son parte de los indicios que hacen suponer a las autoridades fiscales y policiales que el cadáver de una mujer, encontrado el viernes pasado en el kilómetro 58 de la carretera Litoral, en Zacatecoluca, La Paz, pertenece a la estudiante de Enfermería Ana Esther Chicas Cruz, de 20 años.

El jefe de la oficina fiscal de Zacatecoluca, Daniel Domínguez, explicó que a pesar de los indicios encontrados con esas evidencias en el sitio del hallazgo, aún no se puede afirmar que se trata de la joven enfermera y tendrán que esperar los resultados de la prueba de ADN que le harán al cuerpo.

"Los vestigios que encontramos son bastantes fuertes por haber encontrado un zapato blanco de los que usan las enfermeras", dijo Domínguez.

Para confirmar que se trata de la joven desaparecida, Domínguez reveló que ya se ha ordenado la extracción de las muestras de ADN de los huesos del cadáver para luego cotejarlas con muestras de sangre o saliva que puedan aportar los familiares, quienes no llegaron a tratar de identificar los objetos encontrados en el sitio del hallazgo.

El jefe fiscal explicó que citarán a los parientes de la joven estudiante para la próxima semana a que se presenten al Instituto de Medicina Legal para que les tomen las muestras.

"Esperamos contar con la colaboración de los familiares de la joven porque de otra manera no será posible poder identificar a la víctima", dijo Domínguez.

Agregó que el médico forense que llegó a reconocer el cadáver calculó que la víctima tenía unos tres meses de haber sido asesinada, lo que coincide con el tiempo que tiene de haber desaparecido. De la estudiante ya no se supo más desde el 26 de noviembre del año pasado, cuando iba a sus prácticas de Enfermería a Santiago Texacuangos.

La relacionan con marero

El jefe fiscal explicó que durante las investigaciones se obtuvo información de la ciudadanía que apuntaban a que el cuerpo de la joven estaba en un terreno donde habitaba un pandillero apodado El Cholo en la colonia El Carmen, en Zacatecoluca.

Explicó que residentes de la colonia observaron a la estudiante de Enfermería cuando caminaba en la zona, supuestamente hacia la casa del marero, pero nadie asegura haberla visto salir de la comunidad.

Además se tuvo información, según Domínguez, que Chicas Cruz tenía una relación sentimental con este pandillero que murió el 21 de diciembre pasado al enfrentarse a balazos con la Policía en San Vicente.

Con orden judicial, Fiscalía y Policía entraron al terreno donde vivía el pandillero y observaron cerca de una fosa de aguas negras que había dos planchas de cemento recién hechas, lo que les llamó la atención.

Después de un mes de excavación, contiguo a la fosa se pudo descubrir el cadáver de una mujer, pero se pudo recuperar hasta las 11:00 de la noche del viernes pasado.