Por estafa busca PNC a hermana de Reynerio Flores

Habría vendido tres terrenos embargados

Policías élites custodian a Reynerio Flores Lazo cuando abandonó la sala de audiencias después de haber escuchado la imposición de 80 años de prisión por narcotráfico. Foto EDH / Archivo

Una hermana de Reynerio de Jesús Flores Lazo, quien el año pasado fue condenado a 80 años de prisión por traficar con más de dos toneladas de cocaína, es buscada por la Policía Nacional Civil (PNC) por estar acusada de estafar con una suma millonaria a una persona a quien le vendió una propiedad que estaba embargada.

Para lograr la venta, habría utilizado documentación falsa en la que supuestamente tuvo la colaboración de dos abogados, quienes fueron detenidos el martes, para lograr que fueran levantados los embargos a tres inmuebles situados en Santa Rosa de Lima, La Unión.

Fuentes de la Policía explicaron que Luisa Flores, en complicidad con los dos abogados, falsificaron resoluciones del Juzgado Mercantil de San Salvador y con ello lograron librar de los embargos a tres de los inmuebles, propiedad de la familia Flores Lazo.

Las investigaciones del caso iniciaron en el año 2010, luego de que Fredy V. interpusiera una demanda en contra de la hermana de Luisa Flores por haberlo estafado con una suma millonaria al venderle uno de los tres terrenos.

Las indagaciones hechas por la División Élite contra el Crimen Organizado (DECO) de la Policía revelaron que los inmuebles fueron embargados a la familia Flores Lazo en 2000 por haber faltado al pago de un préstamo en un banco local.

El préstamo ascendía a unos seis millones de colones, con los cuales compraron los tres terrenos en mención, pero cayeron en mora.

Las pesquisas de la Policía también revelaron que en 2007, Luisa Flores, en compañía de los abogados Joyser Adalberto Aboleván Torres y María Auxiliadora Hernández Berríos, habrían falsificado resoluciones del Juzgado Mercantil de San Salvador en las que libraron de los embargos a los tres terrenos, según fuentes de la Policía.

Además, habrían hecho oficios falsos en los que notificaban, de parte del referido tribunal al Centro Nacional de Registro (CNR), que a los inmuebles de la familia Flores Lazo le había sido levantada la prohibición de venderlos.

Las indagaciones de la DECO señalan que la hermana de Reynerio le vendió uno de los terrenos a Elisa G. y esta, a su vez, se lo vendió a Fredy V., quien es la víctima. El monto de la estafa por la compra del inmueble no fue revelado por la Policía.

Un segundo terreno habría sido vendido por Tereso de Jesús Cruz Alvarez a otra persona en las mismas condiciones.

Cruz Alvarez es el esposo de la hermana de Reynerio Flores, según la Policía. Tanto él como los dos abogados fueron detenidos el martes pasado en Pasaquina (La Unión) y en San Miguel. Los tres serán acusados por estafa, uso y tenencia de documentos falsos y falsedad ideológica.

Para hoy está previsto que la Fiscalía General acuda a un tribunal de justicia a pedir que los tres sean procesados por esos delitos.

Fuentes de la Policía informaron que tienen indicios de que la hermana del narcotraficante pueda estar refugiada en Nicaragua, por lo que harán las coordinaciones con la Policía de ese país para su localización y captura.

Las mismas fuentes aseguraron que en este caso de estafa también estaría involucrada la madre de Reynerio, muerta desde hace algunos años, por lo que se extingue la responsabilidad penal.

Condenado por narcotráfico

Reynerio Flores Lazo recibió 80 años de prisión por orden del Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador, por haberlo hallado culpable de traficar 2.72 toneladas de cocaína, cuyo destino final era Estados Unidos.

Los decomisos de los cuatro cargamentos de cocaína ocurrieron en distintos sitios de Nicaragua y Costa Rica en las fechas siguientes: 27 de noviembre de 2004; 28 de enero de 2008; 3 de abril de 2004, y 3 de septiembre de 2005.

Flores Lazo, quien se supone es reclamado por la justicia en Estados Unidos, cumple su condena en el centro penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, en La Paz.