Pozo en Turín contiene unos 20 cadáveres, según la Policía

Las autoridades creen que las víctimas fueron privadas de libertad en varios lugares del occidente del país por la pandilla MS

Pozo en Turín contiene unos 20 cadáveres

Las autoridades creen que las víctimas fueron privadas de libertad en varios lugares del occidente del país por la pandilla MS.

Ver en Media Center >

Investigar el delito y reducir los niveles de impunidad demanda más que buena voluntad y sacrificio, inversión de escasos y valiosos recursos del pueblo, tal es el caso del pozo en Turín, en Ahuachapán donde las autoridades buscan identificar entre 15 y 22 cadáveres.

Según la Policía, estas personas fueron asesinadas por la padilla MS, pero antes fueron privaron de libertad en diferentes sitios de la zona occidental (Sonsonate, Ahuachapán y Santa Ana) y las llevaron al pozo.

No a todos los mataron por ser pandilleros o tener líos de maras, varias personas que fueron lanzadas a ese pozo: unas eran empresarios y otras comerciantes; y los ejecutaron porque no pagaron la "renta" que les impusieron.

Un investigador del caso manifestó que algunas personas pudieron haber sido lanzadas aún con vida al pozo de unos 45 metros de profundidad.

Para esclarecer los hechos y las circunstancias en que fueron asesinadas estas personas, desde 2010, personal policial, Ejército, Fiscalía y el Ministerio de Obras Públicas participan en profundas excavaciones de unos 60 metros de ancho por 45 de profundidad.

"El Ministerio de Obras Públicas tiene un convenio con Seguridad Pública a través del cual estamos permanentemente colaborando con ellos", puntualizó el ministro Gerson Martínez.

En busca de justicia

Según el titular del MOP, el aporte de esta cartera de Estado es para que haya efectiva justicia y que estos casos no queden en la impunidad.

"Es una contribución que hace el Ministerio de Obras Públicas para derrotar la impunidad en el país", recalcó Martínez.

Agregó que esta colaboración no ha implicado ningún gasto adicional para el MOP, es un gasto que se desarrolla con los mismos recursos asignados por el gobierno.

De la totalidad, los excavadores ya avanzaron unos 40 metros y están a cinco metros de llegar al nivel donde hay agua y donde se supone que flotan los cadáveres.

De la existencia de restos humanos hay certeza, pues en las primeras exploraciones bajó un miembro del Cuerpo de Bomberos de El Salvador con equipo especial y confirmó el hallazgo de restos humanos, dijo un investigador.

El terreno desbastado comprende entre 120 a 150 metros lineales, según estimaciones de ingenieros del MOP.

Para acceder al sitio principal de la excavación donde está el pozo se han creado tres entradas casi a 45 grados de inclinación: una para ingresar desde la entrada principal de la propiedad y otra para que los camiones salgan a descargar la tierra desde el fondo.

Los vehículos deben salir en primera de velocidad y la distancia que recorren desde el fondo hasta donde descargan es de unos 300 metros de distancia en caminos de unos 30 metros de ancho.

Uno de los camioneros afirmó que al día realizan un centenar de viajes, una labor que se complica cuando hay vientos porque levantan grandes polvaredas.

Por fortuna uno de los conductores manifestó que su salud no se ha visto afectada por estas circunstancias.

Aunque los trabajos ya llevan más de dos años, sólo en 2012 Obras Públicas ha invertido más de 340 mil dólares en uso de maquinaria pesada a su cargo.

Esta contribución ha significado: aportar un tractor, una retro excavadora o pala mecánica, dos camiones de volteo, un cargador y sus correspondientes operadores.

Por su parte, el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública ha corrido con los gastos de combustible para el funcionamiento de la maquinaria utilizada.

El ministro David Munguía Payés confirmó que su contribución ha consistido en despliegue policial y combustible, aunque no cuantificó el costo económico.

Uno de los tractoristas manifestó a El Diario de Hoy, que por semana hay un consumo de un barril (55 galones) de diésel. La misma medida ha sido para dos cargadores que trabajan permanentemente.

Los dos camiones de volteo, según uno de sus conductores, también gastan dos barriles de diésel por semana.

De acuerdo con el MOP, han removidos 300 mil metros cúbicos de tierra, los cuales han sido sacados en 17 mil viajes.

Uno de los trabajadores manifestó que las labores en el pozo no se han suspendido, excepto en días feriados o por época lluviosa.

Desde hace un mes dijo uno de los empleados que dejó de funcionar una excavadora por desperfectos mecánicos y se desconoce cuándo será reparada.

La maquinaria presenta problemas en mangueras de alta precisión que forman parte del sistema hidráulico. Estos daños, según el motorista es por exceso de sol y agua.

Los trabajos permanecieron suspendidos durante el invierno del año recién pasado, pues las copiosas lluvias inundaron la zona y fue imposible avanzar.

Para drenar el agua que se acumuló, hubo que contratar bombas y mangueras especiales para succionarla.

Por su parte, el Ministerio de Defensa Nacional, además de aportar personal para labores de seguridad, está encargado de brindar la alimentación al personal que trabajan en la zona. En el caso de la Policía Nacional Civil presta seguridad perimetral permanente las 24 horas del día mientras duren los trabajos.

Avances de la indagación

Según el investigador de la PNC, el caso ha tenido retrasos pero están a cinco metros de llegar al nivel donde están las osamentas.

"Por el momento no podemos asegurar quienes eran las personas, solo se sabe que hay hombres y mujeres de la zona de occidente".

La investigación lleva cerca de tres años y, ya hay detenidos, aunque no precisó cuántos están en prisión.

La conclusión de los trabajos en el pozo aportarían nuevas evidencias que incriminarían a los ya detenidos y en un juicio podrían atribuírseles nuevos hechos, dijo el investigador.

Esta investigación surgió por la declaración de uno de los supuestos imputados, quien se acogió a beneficios penales (testigo criteriado) para ayudar a esclarecer estos hechos.

"Tenemos otros testigos que aseguran haber visto cuando mataron a las personas y las arrojaron adentro del pozo", subrayó el agente.

El investigador dijo no tener con exactitud las edades de las víctimas, pero podrían oscilar entre los 16 y 37 años.

Según confesiones del testigo, las personas fueron asesinadas de distintas formas: con arma de fuego, blanca y con otros objetos.