Condenan a cuatro por el asesinato de Alisson

Desde ayer todos los imputados quedaron recluidos, según fiscal

Las dos "amigas" de Alisson Renderos (en la foto) fueron delatadas por un marero. Afirma que ellas la habrían entregado a la pandilla. Fotos EDH / Marlon Hernández

El Juzgado de Menores de San Vicente condenó ayer alrededor de las 10:00 de la noche a cuatro menores de edad, entre ellos dos mujeres, por el asesinato de la atleta Alisson Isela Renderos, de 16 años, ocurrido el pasado 9 de mayo en la colonia Dos Puentes, en San Vicente, donde también residía la víctima, estudiante de noveno grado y campeona nacional de lucha olímpica.

La fiscal Guadalupe de Echeverría aseguró que el principal acusado, apodado el Ganya, fue sentenciado a 15 años de internamiento por feminicio agravado. Mientras que una adolescente, quien era amiga de la víctima, recibió una pena de cinco años por feminicidio agravado y dos y medio más por agrupaciones.

A la otra menor que era procesada se le decretaron cinco años por feminicidio agravado y el otro adolescente permanecerá recluido dos años y medio por agrupaciones.

Tres de los jóvenes eran procesados en libertad, pero según la fiscal, desde ayer quedaron a disposición de las autoridades.

De Echeverría dijo que durante la lectura del fallo estuvo presente la representante legal de Alisson, no así, por seguridad, el resto de familiares.

"Estamos brindándole respuestas a las víctimas, más en este caso que causó tanta conmoción a los habitantes de San Vicente. Seguiremos trabajando de manera fuerte y justa por todos los casos que aún esperan justicia", dijo el fiscal general, Luis Martínez, tras conocer el fallo.

Juzgada y ajusticiada

Alisson no tuvo un juicio justo cuando aquel 9 de mayo del año pasado, al mediodía, el Humilde, le preguntó si era cierto que quería tener relaciones con el Shadow (Daniel Alexis García Durán) para entregarlo a miembros de la mara Salvatrucha (MS); que confesara, que si lo hacía no le harían nada. En ese momento ella estaba sola y rodeada de pandilleros, pues sus amigas V. y M. habían salido a comprar algo a una tienda cercana.

Alisson le confesó que sí era cierto, pero que no lo iba a hacer. En documentos judiciales a los que El Diario de Hoy tuvo acceso, el testigo con criterio de oportunidad (beneficios penales a cambio de colaboración) no especifica si Alisson quiso decir que sí quería tener relaciones con el Shadow pero que no iba a entregarlo a la MS.

Fue en ese momento que el Indio (Cristian Alvarenga) tomó un cincho de nylon, de socar (sic) lo puso en el cuello de Alisson y lo apretó.

La atleta se desmayó pero no cayó al piso porque el Indio y el Humilde la agarraron, luego le quitaron toda la ropa, y la pusieron sobre un colchón. Posteriormente le cubrieron la cabeza con una bolsa negra.

El Humilde se convirtió en el juez de Alisson, el Sniper la hizo de verdugo al tomar un corvo y decapitarla. Luego otros desmembraron el resto del cuerpo para trasladarlo hasta el lugar donde sería sepultado clandestinamente.

V. y M. se convirtieron en el brazo que la pandilla usó para llevarla hasta la casa No. 50 de la colonia Dos Puentes, donde vivía Marco Tulio Aparicio, alias Loquillo.

Así fue el "juicio" que pandilleros de la clica Sombras del Parque Locos Sureños (SPLS) de San Vicente le hicieron a Alisson debido a que les habían llegado rumores de que la joven atleta andaba de novia de un miembro de la MS apodado el Estrella y que ella, en alguna ocasión, le había rifado el barrio (hacer señas) de la MS a la mujer de un pandillero, apodado Cobija, también miembro de la SPLS.

Lo anterior es parte de la declaración del testigo criteriado, con lo cual las autoridades enrumbaron la investigación hacia miembros de la pandilla 18 y que también les permitió encontrar el cadáver de Alisson y el de Leydi Patricia Monge, una joven de Aguilares que fue asesinada por el Humilde, quien también era de Aguilares.

Cuando las autoridades policiales afirmaron que Alisson se relacionaba tanto con la pandilla 18 como con la MS, probablemente lo estaban haciendo basadas en la declaración de ese pandillero bajo criterio de oportunidad.

El pandillero colaborador de las autoridades afirma que cuando V. y M. regresaron de la tienda y vieron a Alisson tendida en un colchón mugroso, sin ropas y con una bolsa negra en la cabeza, se les rodaron las lágrimas.

Luego fueron conminadas por el Humilde a mantenerse firmes con la pandilla, esto es, que no fueran a decir nada sobre lo que habían visto.

Otro opinó que no era bueno que ellas estuvieran presentes más en la casa, así que les dijeron que se retiraran.

Y ellas se tomaron muy en serio aquellas palabras del Humilde, a tal grado de que ambas fueron quienes sugirieron a la familia denunciar la desaparición y hasta escogieron las fotos que debían publicarse. Y fingían muy bien, a pesar de que en la escuela donde estudiaban con la atleta ya se rumoraba que ellas la habían entregado.

Pero luego cometerían una serie de errores, aunque estos tal vez no hubiesen sido descubiertos si las autoridades no hubieran hallado a un pandillero dispuesto a sustraerse de la justicia aunque eso implicara traicionar a sus compinches.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.