resumen noticias

Condenan a 40 años de cárcel a dos sujetos por masacre

Las cuatro víctimas vendían frutas y refrescos cuando los dos mareros de la 18 los atacaron. El hecho ocurrió en un barrio de Quezaltepeque, en 2010.

Martes, 22 de Enero de 2013

Víctor Manuel Hernández García, (a) Chumelo, y Noé David Flores Solís, apodado Duende, ambos pandilleros de la 18, fueron declarados culpables de haber matado a cuatro vendedores informales en octubre de 2010, en el barrio El Guayabal, en Quezaltepeque, La Libertad.

Las víctimas fueron Moisés Baltazar, de 22 años, y Yolanda Beatriz, de 24, ambos de apellido Godoy Hernández; así como Flor de María Sandoval Villanueva y Josué David Vividor Romero, los dos de 17.

Según la Fiscalía, las cuatro personas vendían refrescos, frutas y discos cuando fueron atacadas por los convictos, quienes se conducían a bordo de un vehículo.

En el juicio contra los asesinos, realizado en el Tribunal Especializado de Sentencia A, de San Salvador, se determinó que Víctor Manuel y Noé David deberán cumplir su condena en el centro penal de Izalco, en Sonsonate.

Para emitir su sentencia, el juez valoró el relato de un testigo protegido, quien vio el momento en que los hombres atacaron a los vendedores y luego se dieron a la fuga.

Pandillero condenado por homicidio

Ricardo Francisco Díaz Fernández, miembro de la mara Salvatrucha, pasará los próximos 26 años en prisión, tras haber sido hallado culpable de asesinar a Elvis Rafael Domínguez, de 19 años, y haber atentado de forma fallida contra una adolescente.

El ataque contra los jóvenes ocurrió en agosto de 2011, cuando ambos conversaban afuera de la casa de él, en la colonia San Fernando, en Soyapango.

En el expediente judicial consta que, ese día, las víctimas vieron con sospecha que Díaz Fernández merodeara la zona; minutos después, sin mediar palabra, abrió fuego contra ellos.

La jovencita resultó herida, mientras que Domínguez intentó escapar, pero fue alcanzado por su verdugo. El Ministerio Público no especificó las razones por las que el convicto atacó a los jóvenes.