Olocuilta despide a docente asesinado

Murió el domingo después de haber sido herido de gravedad por varios sujetos que le robaron en su casa la semana pasada, en el departamento de La Paz.

El profesor jubilado Salvador Pérez Salazar fue despido ayer por decenas de personas, en el municipio de Olocuilta, en el departamento de La Paz. Foto EDH / Marvin Recinos

Los vecinos del municipio de Olocuilta, en La Paz, despidieron ayer a uno de sus mejores y más queridos vecinos: Salvador Pérez Salazar, de aproximadamente 70 años.

El maestro jubilado murió el domingo pasado por las heridas provocadas por varios sujetos que lo lesionaron de gravedad tras un asalto en el interior de su casa.

Cientos de personas, entre vecinos, familiares, exalumnos y conocidos, abarrotaron las principales calles del municipio para acompañar a su esposa e hijos hacia el cementerio municipal.

Pérez Salazar fue maestro por muchos años en el municipio. Además, era colaborador de la iglesia católica y, según los vecinos, era muy respetado y apreciado por todo el pueblo.

Ayer, durante sus exequias, los dolientes repudiaron el ataque hacia el profesional y lamentaron los índices de delincuencia que vive en el municipio de Olocuilta.

Según fuentes allegadas a la investigación, Pérez Salazar fue atacado a machetazos por un grupo de asaltantes que ingresaron a su casa de habitación, situada a unos 100 metros del puesto policial en el barrio El Centro de Olocuilta, La Paz. Los delincuentes, después de atacar a la víctima, robaron más de cinco mil dólares entre sus pertenencias y otros objetos de valor.