resumen noticias

Se inicia juicio en contra de compañeras de Alisson

Juzgado de menores suspendió el juicio por segunda ocasión

Óscar Iraheta Arteaga Twitter: @oscar_iraheta Jueves, 17 de Enero de 2013

Las dos compañeras de escuela de la atleta de lucha Alisson Isela Renderos Recinos, quien fue brutalmente asesinada presuntamente por pandilleros de la 18 el 9 de mayo de 2012, fueron sentadas ayer en el banquillo de los acusados en un tribunal de menores de San Vicente, para ser juzgadas por complicidad en el homicidio.

Después de varias horas de vista pública (juicio), el juzgado ordenó suspender la audiencia, ante la petición de varios testigos que se negaron a declarar con el rostro descubierto.

Fuentes judiciales informaron que entre los declarantes estuvieron presentes varios menores de edad y parientes de la campeona nacional de lucha. Los testigos alegaron inseguridad y temor si declaraban sin protección.

El juzgado de menores avaló la petición de los declarantes y ordenó a los fiscales librar los oficios para el Programa de Víctimas y Testigos de la Unidad Técnica del Sector Justicia (UTE).

De forma que la audiencia en contra de Verónica Milagro S. R. y Rosa Marina R.F., de 14 y 15 años respectivamente, inició a las 9:15 de la mañana. Ambas imputadas fueron acompañadas por sus parientes.

Familiares de la familia de Alisson Isela y otros testigos fueron protegidos por efectivos del Grupo de Reacción Policial de la Policía (GRP).

La vista de la causa fue reprogramada por el juzgado de menores para el próximo miércoles 30, para las 9:00 de la mañana. Esta es la segunda ocasión que la audiencia es suspendida.

FGR: Imputadas entregaron a Alisson

Según la acusación del Ministerio Público, Verónica Milagro y Rosa Marina le tendieron una trampa a Alisson y con engaños la llevaron a una casa donde la esperaban los mareros para asesinarla. Ambas eran consideradas las mejores amigas de la joven y eran también sus compañeras de deporte.

El día de su asesinato, la atleta participó en varias competencias durante la mañana en el Centro Escolar Dr. Darío González.

A las 12:15 del día salió, como todos los días, con sus hermanas gemelas hacia su casa, sin embargo, cuando se disponía a salir del portón de la escuela, Verónica y Marina llamaron a Alisson y las tres platicaron varios minutos.

Verónica portaba el teléfono 7670-4422 y realizó una llamada telefónica: según las bitácoras, se comunicó con el número 7229-4332, el cual portaba un marero apodado El Ganya, según la investigación. Las hermanas gemelas se quedaron atrás y no escucharon la conversación.

Alisson se dirigió hacia sus hermanas y les pidió "que se fueran para la casa, que iba hacer unas compras". Las dos niñas obedecieron.

La atleta y las otras dos menores se dirigieron a la librería conocida como La Campiña, situada a pocos metros de la escuela. Ahí dejaron los bolsones y le dijeron a una empleada que irían a hacer un mandado. Las dos imputadas y la víctima se dirigieron hacia el mercado, donde prestaron 20 centavos y luego compraron un refresco, según la investigación.

A la boca de los pandilleros de la 18

Posteriormente, las tres adolescentes se dirigieron rumbo a la colonia Dos Puentes, hacia la casa donde ya un grupo de mareros esperaba a las imputadas y a Alisson.

La confianza que la atleta tenía con sus compañeras era tanta que la estudiante de noveno grado nunca creyó que la entregarían.

Paralelamente, otro grupo de mareros ya coordinaba la excavación de un hoyo en un cerro de San Vicente, donde pretendían enterrar a la atleta de lucha, de acuerdo con el expediente fiscal.

La investigación ha determinado que al llegar a la casa destroyer (lugar donde los mareros planifican sus crímenes), Verónica tocó la puerta y un marero de alias El Humilde abrió. Las dos imputadas y Alisson se sentaron en una hamaca y conversaron con El Humilde, quien estaba sentado en un sofá.

Después de diez minutos, El Humilde habló con las tres adolescentes. Otros mareros fumaban marihuana en la parte de atrás de la casa.

La acusación establece que Verónica junto con la otra imputada dijeron que "ya iban a regresar, que iban a comprar". Cuando ambas salieron de la casa, El Humilde interrogó a Alisson y le preguntó "si era cierto que le quería hacer la venta (entregarlo) al Shadow". Le exigió que le dijera y le aseguró "que no le iba a pasar nada".

La atleta expresó que "sí era cierto, pero que no lo iba a hacer". De inmediato, otro marero apodado El Indio sacó un cincho negro y ahorcó a Alisson. La atleta se desmayó. En ese momento salieron otros mareros y uno de ellos asesinó a la joven con una arma blanca.

Después de 15 minutos, Verónica y Rosa llegaron a la vivienda. Al ver lo ocurrido, lloraron y se retiraron. El cadáver de la estudiante fue cortado en trozos y luego trasladado en bolsas negras hacia un cerro para luego enterrado.

Las dos imputadas pasaron retirando sus bolsones y expresaron a la empleada de la librería que Alisson pasaría por el suyo más tarde.

Al ver que la atleta no regresó a casa, una de las hermanas llamó a Verónica y preguntó sobre Alisson, pero la acusada le expresó que su compañera solo fue con ellas a comprar un fresco y que luego se habían despedido.

Las dos imputadas fingieron ante la familia de la víctima y publicaron fotografías de Alisson reportándola como desaparecida, lo que motivó a la familia de la víctima a denunciar la desaparición de la campeona de lucha, según las investigaciones.