Liberan a párroco de San Julián por homicidio culposo

Al sacerdote Abel Castaneda un tribunal de Paz le prohibió ingerir bebidas alcohólicas durante un año. Concilió con la esposa de la víctima

El vehículo que manejaba el sacerdote cuando se accidentó. FOTO EDH /JAime Anaya

El Juzgado de Paz del Puerto de La Libertad dejó en libertad al sacerdote Abel Castaneda, párroco de la iglesia San Juan Obispo, del municipio de San Julián, en Sonsonate, por el delito de homicidio culposo (no intencional).

Castaneda ocasionó un accidente vial la noche del lunes en el kilómetro 38 y medio de la carretera Litoral poniente, en donde murió su sobrino, Roberto Alejandro Polanco, de 32 años. Castaneda se habría quedado dormido al volante y el vehículo se estrelló contra unos postes.

El sacerdote fue detenido con 115 grados de alcohol en la sangre, por lo que fue catalogado como conductor temerario.

El juzgado, sin embargo, le decretó libertad por el homicidio culposo ya que el sacerdote concilió con la esposa de la víctima, según indicaron fuentes judiciales. No se precisaron más detalles de la audiencia o términos del acuerdo.

Además, el juzgado le dictóa Castaneda un año de medidas restrictivas por conducción temeraria. Es decir, tiene prohibido ingerir bebidas embriagantes y cambiar de domicilio en ese período.

En el caso de la conducción temeraria se decretó la suspensión condicional del procedimiento, luego de que el párroco aceptó que cometió el delito.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.