Aumentan las deportaciones de salvadoreños desde EE.UU.

Datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) indican que más de 4 mil 328 connacionales han sido expulsados en lo que va del año fiscal 2013, que inició el 1 de octubre. De ese grupo, más de 1,800 llegaron al país con expediente criminal.

De los compatriotas deportados, al menos 1,800 llegaron con antecedentes criminales según las autoridades estadounidenses. Foto EDH / Archivo.

El aumento proporcional de deportaciones desde Estados Unidos en los últimos años coincide con una subida considerable de repatriados hacia El Salvador en los vuelos fletados por el gobierno estadounidense. Un alto porcentaje de expulsados arriba a la terminal aérea de Comalapa con un expediente criminal.

En lo que va del año fiscal 2013, que inició el 1 de octubre, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, más conocido como ICE, devolvió de manera forzada hasta mediados de diciembre a 4 mil 328 connacionales. Más de 1,840 llegaron portando un récord criminal, según datos facilitados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) a El Diario de Hoy.

La vocera de prensa de DHS, Nicole Navas, comentó que ese departamento, al igual que el resto del gobierno federal, registra las deportaciones por año fiscal -de septiembre de un año a octubre del siguiente año- por lo que no se podía precisar con exactitud a cuánto ascendió la cifra de deportados salvadoreños en el año calendario 2012.

No obstante, si se precisan los datos del año fiscal 2012, cuando El Salvador recibió a 19 mil 694 deportados; un poco más de 9 mil tienen antecedentes criminales en Estados Unidos, el resto, 10 mil 599, solo fue expulsado por violar las ley migratoria estadounidense.

Navas acentúa también que DHS y su brazo operativo, ICE, siguen focalizando esfuerzos para expulsar a inmigrantes indocumentados que representan peligros para las comunidades y ante quienes pesa algún tipo de proceso judicial, tanto en Estados Unidos como en sus propios países de donde han evadido la justicia.

El creciente aumento en las deportaciones durante la administración del presidente Barack Obama muestra que en 2012 se expulsó a un total de 409 mil 894 inmigrantes; en 2011 hubo 391 mil 953 y en 2010 la cifra ascendió a 392 mil, según datos de DHS.

Los países en la lista como mayores receptores de deportados son México, Guatemala, Honduras, República Dominicana y El Salvador, seguido de otros países latinoamericanos y Europa del este, entre otros destinos.

En concordancia con la subida de los últimos tres años, nuestro país también ha visto un aumento en los deportados, que llegan en los vuelos fletados por los Departamentos de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia, de los Estados Unidos.

Además de los 19 mil 694 connacionales recibidos en la terminal aérea de Comalapa en 2012, el año fiscal 2011 no fue la excepción al haber contabilizado a 18 mil 870 indocumentados; 8 mil 931 arribaron fichados con historial criminal, muchos de estos expulsados luego de purgar penas en las cárceles estadounidenses.

Según la vocera de prensa de DHS, la ejecución de operativos de ICE para capturar fugitivos ha llevado a la captura de salvadoreños que llegaron a Estados Unidos de manera ilegal, luego de cometer crímenes en su país para evadir la justicia, pero que gracias a la buena cooperación entre ICE y las autoridades salvadoreñas, se ha logrado identificar, detener y repatriar a esos fugitivos.

"Oficiales de ICE trabajan estrechamente con la PNC, la filial de Interpol en El Salvador y la Oficina de Inmigración salvadoreña como parte de este esfuerzo. En el año fiscal 2012, la PNC ejecutó más de 130 detenciones de criminales inmediatamente después de la vuelta de los fugitivos a El Salvador a bordo de vuelos de ICE, buena parte estaban relacionados con homicidios", puntualizó Navas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.