resumen noticias

Registran 43 condenas por trata de personas

Sentencias van de nueve a más de 22 años de cárcel al conmutarles varios casos. En el año unas 16 personas han sido confinadas a la cárcel por este delito

Jaime López sucesos@eldiariodehoy.com Miércoles, 26 de Diciembre de 2012

Los tribunales salvadoreños han impuesto al menos 43 sentencias condenatorias por el delito de trata de personas entre el 2006 y 2012.

Las últimas cinco fueron dictadas este año, a unos 14 sujetos, quienes ya descuentan entre cuatro y 22 años de prisión en los penales.

Según la Fiscalía, en cada condena hay de dos a cinco personas sentenciadas. De acuerdo con el Ministerio Público, entre 15 y 20 personas han sido víctimas del flagelo, en su mayoría niños, adolescentes y mujeres.

Por su naturaleza, la trata de personas es un delito complejo que no fácilmente es detectado por las víctimas, padres de familia y por la sociedad en general.

El ilícito se manifiesta de diferentes formas: explotación sexual comercial, trabajo forzado no remunerado, matrimonio obligado, prácticas similares a la esclavitud y adopciones fraudulentas.

Las redes que operan a nivel internacional se aprovechan de lo vulnerable de las personas, como pobreza, desempleo y descuido de los padres.

La jefa de la unidad de Tráfico y Trata de Personas, Smirna de Calles, afirmó que con engaños estas bandas delincuenciales ofrecen a sus presas trabajos bien remunerados como modelos o edecanes con atractivos salarios.

En su poder las privan de libertad, les quitan sus documentos y bajo amenazas de asesinarlas a ellas o a sus familias las obligan a prostituirse.

Para facilitar ese paso, las adolescentes son obligadas a ingerir bebidas embriagantes y drogas para luego entregarlas a sus clientes, en clara violación de sus derechos humanos. En esta condición, las convierte en objeto o mercancía que les acarrea jugosas ganancias.

Uno de los casos

Ese fue el mecanismo que tres mujeres y dos hombres emplearon contra cuatro jovencitas entre 14 y 17 años de edad en Izalco, Sonsonate y Cara Sucia, Ahuachapán, según la fiscal.

Los sujetos fueron sentenciados a penas de nueve años y 22 años, ocho meses de prisión tras ser encontrados culpables por el Tribunal de Sentencia de Sonsonate, el 14 de diciembre.

Además el tribunal los condenó a pagar más de siete mil dólares en concepto de responsabilidad civil a las víctimas.

Según la Fiscalía, los cinco sujetos formaban parte de una estructura que operaba en la zona occidental y que su negocio era ofrecer niñas y adolescentes a traileros que circulan por esos municipios.

"Las jóvenes eran trasladadas de un lugar a otro en diferentes casas donde eran sometidas a condiciones aberrantes", reiteró la fiscal.

En otro caso, un sujeto fue condenado a 22 años de cárcel, 14 por la violación a las víctimas más ocho años por el delito de trata.

Para la fiscal de Calles, las sentencias obtenidas hasta la fecha "son la respuesta que el país le da a los compromisos suscritos y ratificados como la convención de la Organización de Naciones Unidas contra la delincuencia transnacional y el protocolo de Palermo sobre Trata que busca combatir este delito".

Agregó que como sociedad es importante que el país empiece a identificar lo grave del delito y a sus protagonistas para colaborar con las autoridades a fin de capturarlos y aplicarles la ley.

La fiscal manifestó que los delincuentes en principio se hacen ver como benefactores de aquellos niños y adolescentes que viven en condiciones precarias del país al ofrecerles trabajo e ingreso para colaborar en sus hogares.

Los hacen ver culpables

En sus garras hacen creer a las víctimas que han caído en delito y que al recurrir a la Policía para denunciarlos por los ultrajes experimentados, los más afectados serán ellas, haciéndolas sentir culpables.

Debido a la afectación sicológica por las amenazas y la ingestión permanente de drogas y bebidas alcohólicas, aunado al abuso sexual frecuente, las víctimas que son rescatadas por las autoridades no fácilmente pueden delatar a estas estructuras.

Según de Calles, hay casos en que las víctimas han pasado tres meses en atención sicológica con miras a elevarles la autoestima y de esa forma obtener información básica de sus verdugos para dar con ellos y capturarlos.

La funcionaria cuestionó la duración de las penas para la gravedad del delito, pues van de cuatro a ocho años de cárcel y solo se puede aumentar en un tercio de la pena máxima al determinar un agravante en el caso. "Por el delito de trata una persona puede ser condenada a una pena máxima de 10 años", dijo.

En julio, el Departamento de Estado de los Estados Unidos, en su informe anual dijo que El Salvador no cumple plenamente con las normas mínimas de erradicación de la trata de personas. El Departamento de Estado reconoció avances en la lucha contra ese flagelo.