Por segunda vez dejan libre a coronel en caso de armas

FGR solicitó le decretaran prisión preventiva. Estará en su casa

Por segunda vez, en menos de tres meses, la Unidad Especial contra Crimen Organizado de la Fiscalía General de la República no logró que un juez enviara a prisión preventiva al coronel de baja Salvador Alberto González Quezada, por los delitos de comercio y depósito ilegal de armas de fuego, actos arbitrarios y estafa agravada.

El Juzgado Décimo de Paz de San Salvador determinó ayer que el militar continúe siendo procesado bajo arresto domiciliar por tener padecimientos de salud y porque la Policía Nacional Civil (PNC) lo ha declarado como "persona de alto riesgo", es decir que su vida corre peligro si es internado en alguna cárcel.

En la misma audiencia, el odontólogo José David García Cabrera, acusado por la Fiscalía de complicidad con el coronel González Quezada, continuará sujeto al proceso judicial, pero en total libertad, es decir, que no se le impuso ninguna restricción.

Asimismo el juez Marco Tulio Díaz decretó orden de captura contra el teniente José Arístides Figueroa por los mismos delitos que el coronel está siendo procesado.

El juez Díaz accedió a la petición de la Fiscalía para que el proceso iniciado en el Juzgado 10° de Paz sea acumulado al proceso judicial que inició en el Juzgado 8° de Paz y que se encuentra en la etapa de instrucción en el Juzgado 8° de Instrucción.

El coronel, el teniente y el médico son acusados por la Fiscalía de estafar a varias personas con la venta de armas de fuego ilegales que los militares vendieron cuando ambos fungían como director y asesor jurídico de la Dirección de Logística de la Fuerza Armada, respectivamente.