Nueve asesinatos durante el 2012

En registros municipales no aparecen los asesinatos de Carlos Gutiérrez y Nicolás Urquilla.

Centro de Nueva Concepción, donde este año ha disminuido la cantidad de muertes violentas. Foto EDH / Archivo

Según los registros municipales, de enero a noviembre de este año, 143 personas han muerto en Nueva Concepción. El hecho asombra, porque en años anteriores esa cifra era casi duplicada a fuerza de muertes violentas.

Este año ha sido diferente. En los registros de defunciones dominan los fallecimientos por infartos e insuficiencia renal. Estas dos causas ocupaban antes otras posiciones, pues lo que abundaban eran los asesinatos por arma de fuego y arma blanca.

De acuerdo con la jefa del Registro Civil de la Alcaldía de Nueva Concepción, solo siete personas habían muerto de forma violenta hasta el 30 de noviembre recién pasado.

Entre esos siete se cuenta el caso de Eleazar Humberto Gutiérrez Maldonado, quien murió abatido a tiros por miembros de la Policía Rural destacada en ese municipio.

Eleazar Humberto, de 44 años, era buscado por la Policía para que respondiera por el asesinato de un primo suyo, Carlos Gutiérrez, a quien mató de un balazo el 6 de abril en el caserío La Lomita, del cantón Santa Rosa, mismo lugar en el que vivía Gutiérrez Maldonado.

El 4 de agosto anterior, tras varias semanas de búsqueda, el lugareño fue cercado por la Policía y, al verse copado, disparó con su arma de fuego a los agentes, quienes lo acribillaron en una quebrada.

Quince días después de que muriera Gutiérrez Maldonado fue que ocurrió el asesinato de Luis y José Luis Herrera, padre e hijo, quienes podrían haber sido asesinados por pandilleros foráneos contratados por una de sus familiares, según están investigando las autoridades policiales y según sospechan sus familiares.

Aparte del asesinato de los Herrera, que fue cometido en el barrio El Rosario dentro de la ciudad, los otros cinco homicidios ocurrieron en el cantón Santa Rosa y Los Chilamates, al sur oriente de la ciudad.

Entre estos cinco homicidios se encuentran los de los jóvenes Jorge Alberto Gálvez Menjívar y Roberto Carlos Guevara Ortiz, de 20 y 23 años, quienes fueron asesinados a balazos en un mismo hecho el 18 de febrero de este año.

Aunque en los registros municipales solo aparecen siete personas muertas por causas violentas, en el municipio realmente ocurrieron nueve, pues los asesinatos de Carlos Gutiérrez, cometido el 6 de abril, y el de Nicolás Urquilla, cometido el 27 de enero, no aparecen en los registros municipales.