Pandillas presionan por apoyo a tregua

El Viejo Lin aseguró en el Canal 12 que en los municipios libres de violencia buscan que los mareros se integren a la vida laboral

Los municipios libres de violencia serían los más habitados por las pandillas. Foto EDH / Archivo.

Carlos Ernesto Mojica Lechuga, alias el Viejo Lin, principal cabecilla de la mara 18, advirtió ayer en una entrevista televisiva que si el proceso de la "tregua" fracasa el país volverá a los 14 ó 15 homicidios diarios que habían antes.

Según las autoridades de Justicia y Seguridad Pública desde el 9 de marzo, se registra un promedio de cinco y seis homicidios por día en el territorio nacional, gracias al acuerdo entre las pandillas y a los operativos policiales de los últimos meses.

El problema surge con la segunda fase del proceso, donde los pandilleros han pedido al Gobierno declarar a algunos municipios libre de violencia.

La medida es parte de un pliego de peticiones que los pandilleros han hecho al Gobierno a través de los mediadores: el exguerrillero Raúl Mijango y el capellán militar y de la Policía Nacional Civil, Fabio Colindres.

La declaratoria de municipios libres de violencia, según el Viejo Lin no significa que sus compinches van a permanecer al margen de la Ley o en la impunidad sino que los mareros no reclamados por la justicia, se integrarán a la vida laboral y productiva del país en sus comunidades.

Pero además, los pandilleros buscan que militares y policías no realicen patrullajes, operativos, cateos en viviendas, ni registros a mareros en sus comunidades.

"No estamos pidiendo que no llegue la Policía (a uno de estos municipios), o que vamos a permanecer en la impunidad. El objetivo es que compañeros en libertad trabajen sin ser molestados por la policía o tener tatuaje", reiteró.

No identificó cuáles serían estos municipios, pero son aquellos con mayor presencia de éstos, donde habitan unas 900 mil personas.

Según Mojica Lechuga, la petición se fundamenta en que estos procesos terminan en violaciones a los derechos humanos de sus cómplices y familiares.

"Los tiran al suelo en ropas menores, les roban sus pertenencias, los golpean", además de que también hay casos, en que policías extorsionan en nombre de ellos, por esas razones, buscan evitar esos procedimientos, dijo.

El cabecilla de la pandilla 18 reconoció la imperfección de la tregua porque algunos miembros a título personal cometen homicidios, pero estos se retiran del grupo y hasta del lugar.

Mojica subrayó que los municipios libres de violencia, no implica además que solo van estar exentos de homicidios sino de todo ilícito, llámese extorsión, robo, amenazas y otros.

Agregó que cualquiera que incumpla este compromisos debe ser capturado y remitido al penal correspondiente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.