Dos lesionados tras tiroteo en San Vicente

Una de las víctimas batalla por su vida en el hospital. La Policía no registró capturas

Edwin C., de 15 años, fue herido de bala ayer mientras limpiaba buses en una terminal. Según la Policía, podría pertenecer a la mara 18 y por eso lo atacaron. Foto EDH / Miguel Villalta

Un sujeto provocó momentos de pánico ayer en la terminal de buses de San Vicente, situada en el barrio Concepción, luego que disparara contra un adolescente de 15 años, sin importar que el lugar estuviera abarrotado de empleados y usuarios del transporte colectivo.

Las balas también alcanzaron a una joven de 20 años, originaria de La Paz, quien esperaba abordar un autobús cuando ocurrió el hecho.

Esta es la cuarta balacera que se registra en la presente semana en distintos municipios; el saldo: dos personas muertas y nueve heridas.

Las víctimas del ataque en San Vicente fueron identificadas como Maritza Elizabeth Flores Zambrano y Edwin C. Ambos fueron llevados al hospital nacional Santa Gertrudis con heridas de bala en el abdomen.

Patricia Monterrosa, jefa de turno del área de emergencias del centro asistencial, dijo que el estado de salud de la joven era delicado y estaba siendo operada. Respecto al adolescente aseguró que su condición era estable.

Móvil: riña entre maras

El oficial de turno de la Policía de San Vicente aseguró que el ataque, ocurrido a las 8:45 a.m., estaba dirigido al adolescente, a quien las autoridades tienen perfilado como pandillero activo del Barrio 18, que reside en una comunidad cercana a la terminal de buses de San Vicente.

Por esta razón, las autoridades no descartan que el menor haya tenido rencillas con pandilleros rivales y por eso lo hayan intentado matar.

En contraste, los parientes de la víctima dijeron que él no había recibido amenazas y que se ganaba la vida barriendo las calles para la alcaldía y también limpiando autobuses en el lugar en el que fue atacado.

Hasta ayer por la tarde, la Policía no tenía muchas pistas sobre quién abrió fuego contra las víctimas. Lo único que se supo es que el hombre era alto, fornido y vestía una camiseta negra.

Horas después de la balacera, la terminal de buses lucía desolada y los pocos vendedores y empleados del transporte colectivo se mostraron herméticos en torno al tema.

Más víctimas indirectas

Maritza Elizabeth Flores Zambrano estaba a la espera de subirse a un autobús cuando se convirtió en otra víctima indirecta de los ataques delincuenciales.

La joven se suma a otras seis personas a quienes esta semana la tragedia los sorprendió en medio de atentados que no estaban dirigidos a ellos.

El lunes anterior, Marco Antonio Santos, de 32, un empleado bancario, y una mujer de origen asiático, identificada como Ya Ching Lin, resultaron heridos en un tiroteo en un centro comercial de Antiguo Cuscatlán.

Las autoridades dijeron que el ataque lo cometieron sujetos a bordo de un vehículo contra dos pandilleros deportados de Estados Unidos que estaban en el lugar.

Un día después, en horas de la madrugada, una discusión entre dos grupos de personas dentro de un bar cercano al monumento Salvador del Mundo terminó con el homicidio de Silvia Pérez Martínez. En el ataque también fueron heridos tres hombres: un pariente de la mujer; un taxista que los transportaba y un peatón que pasaba por el lugar.

Ese mismo día, un tiroteo ocurrido cerca de la alameda Juan Pablo II, en el centro de San Salvador, en un depósito de bebidas, provocó la muerte de un expandillero. Además, dos adolescentes de 13 y 17 años resultaron lesionados.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.