Concentración en apoyo a la tregua

Proceso evitó el crimen de dos mil 300 personas

Fieles y jóvenes firmaron una carta que los compromete a trabajar unidos por la paz como parte de la iniciativa pastoral por la vida y la paz. Foto EDH

Varios cientos de jóvenes y adultos fieles a la iglesia Católica se congregaron ayer por la mañana en la Plaza Cívica General Gerardo Barrios, en el corazón de San Salvador para apoyar los esfuerzos de paz con miras a reducir la violencia que cobra la vida de al menos cinco personas por día.

La actividad que fue convocada por los facilitadores de la tregua, el obispo Fabio Colindres y el exguerrillero Raúl Mijango, tuvo como fin firmar una carta en la que los fieles expresan su deseo de parar la violencia que tanto dolor está causando a las familias salvadoreñas.

A la jornada por el cese de la violencia también asistió el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés y otros funcionarios.

También acudieron miembros de las dos pandillas como muestra del interés que tienen por frenar la violencia.

El capellán militar y policial recalcó en su discurso que la actividad de ayer fue una iniciativa pastoral por la vida y la paz. "Estamos tristes por el angustioso clamor de justicia y libertad de nuestros ancianos y jóvenes; niños y niñas que a menudo no encuentran eco en la sociedad", subrayó Colindres.

El obispo castrense recalcó que la tregua entre las pandillas es una realidad nueva que no puede ser negada por los beneficios que esta ha ofrecido. Más de 2,300 personas, hombres y mujeres, se han salvado de morir por esta violencia en estos ochos meses.

Colindres dijo que nadie tiene derecho a destruir este esfuerzo de bien solo porque no lo comparte o no lo comprende. Agregó que para muchos es más rentable la guerra que la paz, que es mejor la muerte que la vida.