resumen noticias

Pandilla 18 acosa a varias colonias en Ayutuxtepeque

El acecho de los mareros y la inoperancia policial ha provocado el éxodo de muchos vecinos

Diana Escalante Jorge Beltrán Luna sucesos@eldiariodehoy.com Sábado, 10 de Noviembre de 2012

"Si fuera yo, no compraría allí. El entorno se ve complicado. Es bien feo el ambiente". Así resumió un corredor de bienes raíces las circunstancias de seguridad que se perciben en la residencial Las Terrazas, en el municipio de Ayutuxtepeque, donde por lo menos tres clicas (agrupaciones) de la pandilla 18, están acentuando el desplazamiento de residentes en ese vecindario.

"¿Quiere comprar casa allí? Umm. Yo irme quiero de allí" respondió, agregando una carcajada, Arturo (nombre ficticio) un residente en la urbanización El Tazumal, adyacente a Las Terrazas, siempre en Ayutuxtepeque.

La razón, según Arturo es que "está peligroso, se vive una situación horrible", agravado por la desidia de la Policía por no patrullar ni llegar al sector cuando los habitantes piden auxilio ante un hecho delincuencia.

Tan a sus anchas están los pandilleros en el sector de Las Terrazas que hace dos semanas, habían establecido un punto de asalto a plena luz del día, como a eso de las 2:00 p.m., sobre la calle que conecta la referida residencial con la calle al cantón Mariona, según los relatos de vecinos.

Los abundantes rótulos sin precios con ofertas de casas en ventas podrían tomarse como otro síntoma de la situación de inseguridad que se vive en Las Terrazas y alrededores.

No son pocos esos letreros pegados en fachadas de viviendas o postes del tendido eléctrico o telefónico a lo largo de unos 500 metros de la calle principal de Las Terrazas, el vecindario más afectado por el accionar delincuencial de pandilleros de la 18 afincados desde aproximadamente unos tres años, según cuentan algunos de los pocos propietarios de casas en ese lugar.

"Para pintársela más fácil: en un pasaje de 26 viviendas solo unas cinco familias no han sido víctimas de las extorsiones de esos delincuentes", relató Arturo, quien habita en la residencial El Tazumal.

Tan a merced de los malhechores están los habitantes de Las Terrazas que no hace muchos días, los pandilleros agarraron a una mujer en el momento que le estaba quitando llave a la puerta de su casa; le robaron cuanto pudieron, según testifican los pocos residentes que se atreven hablar del asunto.

La víctima abandonó su vivienda el mismo día que la asaltaron pandilleros conocidos, quienes se han apoderado de casas en esa zona residencial, indican las fuentes.

El colmo de la impunidad, relatan algunos residentes, es que hace un par de meses, unos policías llegaron al lugar atendiendo una llamada de auxilio; dejaron las motocicletas en la entrada de un pasaje, lo cual fue aprovechado por pandilleros para lanzarla al suelo y prenderle fuego.

Eso es lo que cuentan los vecinos, sin embargo el supuesto hecho no se pudo comprobar porque a pesar de varios intentos, no se obtuvo la versión del jefe policial de la Delegación de Mejicanos a cuya responsabilidad está la seguridad de Ayutuxtepeque.

Corredores de bienes raíces y bancos

Al visitar Las Terrazas se puede constar que son muchos los letreros que rezan "Se vende esta casa", pero igual de numerosas son las casas que lucen abandonadas, varias de ellas en la calle principal, cerca del punto de autobuses de la Ruta 30-B.

El éxodo de gente que tenía hasta 20 años de vivir tranquilamente en ese lugar, comenzó hace unos tres años, cuando pandilleros foráneos se llegaron a tomar la colonia.

"Es bien feo ver que vecinos de toda la vida se van porque ya no aguantan las extorsiones o porque no se sienten seguros ya", indicó una vecina quien, agregó que cuando algún pariente llega a visitarlos, tienen que ir a esperarlo a determinado lugar para menguar el riesgo de que lo asalten o los maten.

Un dato extraordinario es que los teléfonos que aparecen en los rótulos no son de los propietarios de los inmuebles, sino de los corredores de bienes raíces o de bancos que intentan recuperar algo de inversión del inmueble.

Al llamar a los números expuestos en los anuncios y preguntar por las condiciones de seguridad de la zona donde está la vivienda en venta, una empleada de un banco matizó las circunstancias.

"La zona donde está la casa (que se vende) es todavía un poco rescatable, donde sí es peligroso es en el otro sector más adentro", advirtió la mujer, quien ofreció la casa en 6,500 dólares.

Sin embargo, algunos agentes inmobiliarios maquillan con diversas excusas cuando se les cuestiona por la seguridad: "Mire, usted sabe que en todo el país está fregado, pero las veces que he llegado a mostrar la casa yo he visto tranquila, la zona", afirmó un empleado de una agencia inmobiliaria.

El discurso de los intermediarios cambia totalmente cuando se les explica el porqué de la llamada y ellos se enteran que no es un potencial comprador si no un periodista el que pregunta por la casa y la seguridad en la zona.

Quejas de que la Policía no hace mucho

Tras la petición de no identificarlos, agentes policiales admiten que Las Terrazas es un punto rojo en la seguridad de la Delegación de Mejicanos.

Las denuncias de asaltos a pasajeros del transporte colectivo y las extorsiones son los delitos que más se dan en esa zona, según indicó una policía consultada mientas custodiaba la escena donde habían hallado enterrados restos humanos, cerca de la referida residencial.

Por su parte, los pobladores de Las Terrazas se muestran indignados al explicar que la Policía sabe perfectamente quiénes son los pandilleros y cuáles son las viviendas que han usurpado pero no les hacen nada.

"La Policía no les debería darles agua (tranquilidad), si se metieran a cada rato a Las Terrazas, tal vez los hombres se desesperarían y se fueran. Nos dejaran tranquilos", se quejó una mujer.

Otros habitantes, afirman que a veces la Policía captura a alguno de los pandilleros pero a los tres días ya andan libres. "De qué sirve que hagan eso; deberían condenarlos", afirmó otra habitante evidentemente desesperada por la situación delincuencial de que son víctimas.

La misma agrupación criminal que está provocando el éxodo de las residenciales Las Terrazas y Tazumal, también delinquen en colonias aledañas como La San Antonio, La Asunción y Los Ángeles.

Aunque estas últimas aún no están tan afectadas como Las Terrazas o El Tazumal, según indican las fuentes.

Durante un recorrido que un equipo de El Diario de Hoy hizo por varias colonias de Ayutuxtepeque, pudo comprobar también que en la residencial Santísima Trinidad no son pocos los rótulos que anuncian la venta de casas.

En este sector, sin embargo, el accionar de las pandillas no llega al nivel de Las Terrazas, porque esa colonia es utilizada como un lugar de "descanso" o "escondite" de pandilleros y por eso no les conviene delinquir tanto en el sector, indicaron fuentes policiales.

Algunos vecinos relatan que hay pasajes donde es sabido que hay comercio de drogas.