Un excadete y un programador de computadoras, dos nuevos desaparecidos

El director de la PNC dijo ayer que los casos de personas desaparecidas van a la baja. No dio datos

Rosa Hernández, muestra la foto de su nieto desaparecido desde el 1 de noviembre en San Luis Talpa. Foto EDH / Lissette Lemus

Pese a que el director de la PNC, Francisco Salinas, dijo ayer que los casos de personas desaparecidas continúan a la baja, son muchas las personas que visitan hospitales, cárceles y Medicina Legal en busca de sus parientes.

Ludwig Mendizábal Cubías, de 28 años, un programador analista empleado en una empresa de Soyapango, se ha convertido en un caso más de personas desaparecidas.

De acuerdo con familiares, Ludwig está extraviado desde el sábado anterior, según la denuncia del caso, puesta en la Unidad de Búsqueda de personas desaparecidas de la Policía Nacional Civil (PNC).

Mendizábal, estudiante de Informática de una universidad privada, fue visto por última vez el sábado en un restaurante de la zona del bulevar Los Héroes, según refieren amigos del desaparecido.

Ludwig residía en la urbanización Sierra Morena II, en Soyapango, y según sus familiares, no tenía problemas con nadie ni les había comentado sobre amenazas.

Excadete desaparecido

Por otra parte, Rony Arquímides Hernández, de 23 años, desapareció la madrugada del 1 de noviembre anterior, luego de asistir a una fiesta de disfraces en la ciudad de San Luis Talpa, departamento de La Paz, donde lo habrían visto ingiriendo bebidas alcohólicas con personas desconocidas.

Hernández estuvo en la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios, la cual abandonó hace más de dos años debido a que un problema con agentes policiales le impidió presentarse a dicha escuela luego de una licencia, según indicaron los familiares.

"No quiero saber quién y por qué lo hicieron. Solo quiero sepultarlo, que no quede tirado", dijo ayer Rosa Elda Hernández, abuela del Rony.

Kimberly aparece con golpes en Chalatenango

La esposa de un comerciante de Sonsonate, identificada como Jacquelyn Kimberly Pineda Rico, de 23 años, fue reportada como desaparecida el martes anterior, cuando desde su casa en el barrio El Ángel iba a visitar a su madre, en la ciudad portuaria de Acajutla, según detalló Morena Rico, madre de la joven.

Parientes y amigos de Kimberly se movilizaron en su búsqueda a través de las redes sociales como Twitter, Facebook y en los medios de comunicación con el fin de encontrarla.

Esa actitud tuvo resultados positivos, pues la joven fue hallada ayer como a las 5:00 p.m., cerca del desvío de Amaya, en el municipio de Tejutla, departamento de Chalatenango, según informaron ayer mismo la madre y una hermana de la comerciante.

Kimberly fue encontrada golpeada y, aparentemente, drogada, por unas lugareñas que la auxiliaron.

Con lo poco que Kimberly logró decirles a las lugareñas más las noticias de ella y donde se publicaron números telefónicos para proporcionar información, las personas contactaron con la madre de la joven que ayer a las 6:00 p.m., dijo que estaba en camino hacia Chalatenango a traer a la joven.

Parientes de Kimberly no esconden sus sospechas de que el ataque esté relacionado con la disputa de una herencia que a su muerte dejó el abuelo del esposo de Kimberly, hecho por el cual, el lunes anterior recibió amenazas de una mujer que reclama derechos sobre la herencia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.