Desaparecen dos bachilleres en Salud tras ser amenazadas

Sus parientes las buscan desde el lunes. Ambas viven en Soyapango

Iris Martínez Ruiz y Verónica Platero en una foto publicada en la cuenta de Facebook de una de ellas. Foto EDH

La desaparición de la estudiante universitaria de Administración de Empresas, Helene Arias Moreno, de 20 años, no es la única que se registró esta semana. En Soyapango, otras dos familias viven en zozobra desde el lunes anterior por no saber el paradero de dos estudiantes de tercer año de bachillerato, opción Salud, del Instituto Técnico San Luis, en ese municipio.

Iris Noemy Martínez Ruiz y su amiga Verónica Lissette Platero, ambas de 20 años, fueron vistas por última vez el lunes, cuando salieron de la casa que compartían, en la comunidad Regalo de Dios, en Soyapango, rumbo al hospital Nacional San Bartolo, en Ilopango, donde hacían sus prácticas de enfermería.

Parientes de Martínez Ruiz aseguran que las jóvenes tenían cerca de un mes de no presentarse a clases porque, según ellas, unos ocho compañeros de estudios (entre ellos una mujer) las habían amenazado, aunque no especificaron quiénes y el porqué.

"Estos compañeros les habían dicho que no pasaba de la última semana de octubre para que aparecieran en bolsas negras", sostuvo un familiar de Iris Nohemy.

La fuente manifestó que las jóvenes, tras ser amenazadas, le explicaron el problema al director del Instituto y a sus profesores, a quienes les pidieron permiso de faltar a clases y únicamente presentarse al hospital a realizar sus prácticas profesionales.

En la institución educativa, los docentes les han manifestado a los parientes de las estudiantes que desde hace varios días, la mayoría de alumnos que las amenazaron ha dejado de asistir a clases. Dos de ellos supuestamente son palabreros de la mara Salvatrucha. Ayer se intentó hablar vía telefónica con algún delegado del Instituto, pero no hubo respuesta.

Se graduarían este año

Iris Nohemy y Verónica Lissett se graduarían de bachilleres dentro de unos días. Además de estudiar la misma carrera, ambas vivían bajo el mismo techo desde hace dos semanas.

Según allegados a las jóvenes, un problema familiar que tuvo Platero la hizo buscar refugio en la vivienda de su amiga y compañera, quien solo habitaba con un hermano menor que ella.

Parientes de Verónica Lisset sostienen que lo último que supieron de ella, a través de mensajes de teléfono, es que además de estudiar estaba trabajando los fines de semana en una pizzería.

Hace tres días, sus parientes intentaron ponerse en contacto con ella, pero las llamadas eran transferidas al buzón de voz.

Para los familiares de Iris Nohemy, quienes desde ayer han empezado a hacer uso de las redes sociales para localizar a la joven, no cabe duda de que son los compañeros de estudio quienes están involucrados en las desapariciones.

Sus sospechas cobran fuerza porque, según las fuentes, hace unos meses los mismos sujetos que las habrían amenazado las obligaron a retirarse de un cibercafé donde ellas se encontraban.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.