Alumnos lucharon por salvar su vida

Resultados de ADN confirmaron identidades de los 5 alumnos desaparecidos

Luego de que las autoridades comprobaron de forma científica, por medio de pruebas de ADN, que se trataba de los cinco jóvenes desaparecidos, sus familiares recibieron sus cuerpos la tarde de ayer. Foto EDH / Mario Amaya

Las numerosas heridas de arma blanca que los cinco estudiantes asesinados en Las Colinas, Santa Tecla, tenían en sus manos y en sus brazos reflejan que se defendieron de sus atacantes, pero como los homicidas eran más, doblegaron a los jóvenes y los asesinaron el mismo día que fueron secuestrados.

Esa es la conclusión a la que ha llegado el director del Instituto de Medicina Legal (IML), José Miguel Fortín, tras analizar las lesiones de defensa que mostraban los cadáveres de los cinco jóvenes.

Fortín agregó que a los estudiantes los mataron con armas cortopunzantes, como machetes, y con objetos contundentes, como piedras o algún martillo, según reveló la autopsia del IML.

Durante la autopsia, los forenses les descubrieron a las víctimas lesiones en el cuello, en el rostro y en los brazos. Además, habían sido golpeados en la cabeza y en distintas partes de sus cuerpos.

"Los muchachos se defendieron en lo que pudieron, lo que nos hace sospechar de que era un grupo más grande (el de los asesinos), porque no tenían lesiones de bala, era un grupo numeroso de facinerosos quienes los mataron", indicó el director de Medicina Legal.

Las víctimas, Jonathan Alexander Hernández, de 16 años; Kevin Alexis García, de 15; José Roberto Lara, de 16, y los hermanos Fernando Alexander y Jonathan Beltrán, de 16 y 17 años, respectivamente, desaparecieron el 21 de junio pasado.

A dos de ellos se los llevaron con engaños de un cibercafé situado en un centro comercial de Santa Tecla y a los otros tres los secuestraron cuando salían del centro escolar Centroamérica, que funciona en el centro tecleño.

De los cinco jóvenes, sólo Jonathan Beltrán estudiaba noveno grado; el resto cursaba octavo grado.

Tras un mes de intensa búsqueda por parte de sus familiares, los cuerpos de los cinco alumnos fueron recuperados el viernes pasado de una fosa común que cavaron sus asesinos, la cual se encuentra en una zona montañosa de la Cordillera del Bálsamo, cercana a la colonia Las Colinas, una zona desvastada por el terremoto que azotó al país el 13 de enero de 2001.

Fortín explicó que las muestras de sangre se las extrajeron el sábado pasado a tres madres y una hermana de los jóvenes, para cotejarlas con las muestras extraídas a los cadáveres.

Un día después, el domingo anterior, se hicieron las comparaciones genéticas y los resultados fueron certeros.

"Se hicieron todas las pruebas y hay un nivel de coincidencia del 99.99 por ciento, lo que nos da la certeza estadística de que se trataba de los cinco muchachos como habíamos sospechado", dijo el titular del IML.

Por las condiciones avanzadas de descomposición en las que fueron encontrados los cadáveres, el Director de Medicina Legal sostuvo que a los jóvenes los habrían asesinado el mismo día que los secuestraron.

En ese sentido, los forenses calcularon de que las víctimas tenían entre 20 y 30 días de haber sido asesinados al momento de que sus cuerpos fueron descubiertos semienterrados.

"Ahora ya no estamos hablando de una hipótesis, estamos hablando de una certeza científica. Por eso es que no se puede descalificar el trabajo científico de Medicina Legal, porque los únicos que pueden dar la certeza científica es Medicina Legal", explicó Fortín.

Tras confirmarse científicamente que se trataban de los cinco jóvenes desaparecidos por alrededor de un mes, la Fiscalía General autorizó a Medicina Legal para la entrega de los cadáveres.

A las 4:00 de la tarde de ayer, ya habían sido entregados los cinco cuerpos a sus parientes para que les den cristiana sepultura.

FGR: Investigaciones están avanzadas

La jefa de la unidad fiscal que investiga los homicidios en Santa Tecla, Guadalupe Echeverría, sostuvo que las investigaciones para dar con el paradero de los responsables están bien avanzadas y que en los próximos días podrían haber resultados y así poder brindarles una respuesta a los familiares del múltiple asesinato.

"Se tienen bastantes indicios sobre los probables autores y lo que hay que hacer, por el momento, son las individualizaciones e identificaciones a los mismos para poderles imputarles los hechos", dijo Echeverría.

Munguía Payés: "Relación con pandillas"

El ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés, aseguró que las investigaciones de la Policía arrojan que los asesinatos de los cinco jóvenes están relacionados con las pandillas.

"De alguna manera, éstos jóvenes tenían una relación con las pandillas. No podemos revelar esa relación ni hasta dónde llegaba la misma, porque vamos a comprometer la investigación", dijo el ministro.

Las primeras investigaciones de la Policía apuntan a que los responsables de la masacre son pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS), debido a que en el sitio donde hallaron los cadáveres existe alta presencia de ese grupo criminal.

Hasta la fecha, ningún sospechoso ha sido capturado, pero según el subdirector de Investigaciones de la Policía, comisionado Héctor Mendoza Cordero, así como intensificaron la búsqueda de los jóvenes con un equipo de al menos 10 investigadores, ahora agilizarán las pesquisas para poder dar con los responsables de esta masacre.

Mendoza sostuvo días atrás que además de prendas y ropa de los estudiantes también hallaron indicios de una aparente celebración. En los contornos de la fosa habían platos desechables y hasta una caja para pastel.

También encontraron una pala y una piocha con la que se supone excavaron la fosa para enterrar los cadáveres de los estudiantes.

Todas estas evidencias están en poder del laboratorio técnico científico de la Policía para determinar algún indicio que pueda llevar a la identificación de los asesinos.