resumen noticias

Centro Histórico, punto de encuentro de extorsionistas

Las víctimas llegan de los municipios aledaños Tres sujetos fueron detenidos en dos casos distintos

Jaime López sucesos@eldiariodehoy.com Domingo, 15 de Abril de 2012

El Centro Histórico de San Salvador se ha vuelto un sitio ideal de los extorsionistas para recoger la "renta" que pagan sus víctimas.

En los últimos fines de semana, la Fuerza Armada en sus patrullajes ha pillado a uno, dos y tres sujetos, en diferentes hechos, cuando recibían el paquete de dinero.

Los malhechores han sido sorprendidos por los militares en los alrededores de Catedral metropolitana y parque General Gerardo Barrios; Mercado ex-Cuartel y la Terminal de Oriente, entre otros.

La última detención fue ayer por la mañana en el interior de la Terminal de Oriente, cuando una víctima, al parecer, pagaba la extorsión a Efraín Armando C. R., de 33 años.

Integrantes del Comando Zeus del Ejército patrullaban el sector y observaron el ilícito, quienes procedieron a la captura y al decomiso de 90 dólares que una víctima al parecer había pagado.

En otro caso, integrantes de la Fuerza de Tarea Marte de la entidad castrense, detuvo ayer a Alexander M. L. y José Francisco V. G. luego de que, aparentemente, habían cobrado $425 a un empleado de una de las rutas del transporte colectivo que hace meta en la Terminal de Oriente.

Los supuestos extorsionistas fueron puestos a la orden del Sistema 911 de la Policía Nacional Civil para iniciarles el proceso acusatorio.

Estos tres chantajistas se suman a otras capturas que el Ejército realizó en los anteriores fines de semana en la capital.

El más reciente fue la captura de un sujeto que cobraba la renta en los alrededores del mercado ex-Cuartel, al igual que este, otros dos hombres fueron arrestados cerca de Catedral metropolitana también cuando la víctima pagaba la extorsión.

Pese a la capturas, las autoridades de Seguridad Pública estiman que este es un flagelo que no es fácil de acabar, al menos en el corto plazo.

El problema es que las víctimas se dejan intimidar por las amenazas de muerte que los chantajista lanzan vía llamada telefónica, de forma anónima y presenciales.

El mejor consejo que dan las autoridades a la ciudadanía, es que denuncien estos casos y no dar dinero en la primer a amenaza, porque después pedirán más y cuando ya no sea posible podrían asesinarlo.