resumen noticias

Trasladan de Zacatraz a la cúpula de la MS y 18

Director de Penales asegura que sólo el ministro de Seguridad puede hablar del tema

sucesos@eldiariodehoy.com Miércoles, 14 de Marzo de 2012

No menos de 12 de los más altos cabecillas de la mara Salvatrucha (MS-13) y de la pandilla 18, fueron trasladados del centro penal de máxima seguridad de Zacatecoluca (Zacatraz) hacia las cárceles de Ciudad Barrios y Cojutepeque, en los departamentos de San Miguel y Cuscatlán, respectivamente.

Los traslados se realizaron durante la madrugada del jueves pasado bajo el argumento de que eran reos de los que se sospechaba que estaban planificando una fuga que realizarían el domingo 11, aprovechando la coyuntura de las elecciones hacia la cual estaría volcada la seguridad policial y militar, según explicó el director de centros penales, Nelson Rauda, quien consideró los traslados como "rutinarios".

Pero las autoridades de Centros Penales omitieron decir que los trasladados eran los primeros y segundos cabecillas de ambos grupos criminales que cumplen condenas por secuestros, asesinatos y extorsiones. Además, son quienes inciden en el aumento de extorsiones y asesinatos, según las autoridades.

Entre los convictos de la MS-13 favorecidos están José Ángel Turcios, alias El Trece, condenado por secuestros y homicidios. Según autoridades salvadoreñas y estadounidenses, incluso estando en la cárcel que se supone de máxima seguridad en El Salvador, coordinó varios delitos graves que fueron cometidos por miembros de la Salvatrucha en Estados Unidos.

Otro de los beneficiados es Arístides Dionisio Umanzor alias El Sirra, que cumple condenas por secuestro y asesinatos cometidos a principios de la década anterior.

Asimismo, entre los trasladados no podían faltar los dos pandilleros señalados por la Policía Nacional Civil (PNC) como "jefes nacionales" de la MS-13, identificados como Borromeo Enrique Solórzano, alias Diablito de Hollywood y Ricardo Adalberto Díaz, alias Rata de Leward.

Élmer Canales Rivera, alias Croock o Ladrón, también está entre los trasladados el jueves pasado. Este pandillero, de acuerdo a la misma PNC, es parte de la clica Centrales Locos Salvatruchas (CLS) que opera en los alrededores del mercado Central y Sagrado Corazón, en San Salvador.

A Canales Rivera lo señalan de ser el responsable de diversos ataques con granadas, así como varios asesinatos cometidos en los alrededores de los mencionados mercados, durante una lucha por eliminar competencia en la venta de drogas y armas, y para hacerse del control total de las extorsiones a comercios formales e informales del referido sector.

Al penal de Ciudad Barrios y Cojutepeque con privilegios

Todos los cabecillas de la MS-13 antes mencionados fueron sacados de Zacatraz y llevados al centro penal de Ciudad Barrios, donde según fuentes de penales, fueron recibidos con aplausos y ovaciones por parte de los miembros de la MS-13 que cumplen condenas en esa cárcel.

Según fuentes policiales, militares y empleados de Centros Penales, en ese lugar los cabecillas tendrían privilegios como el tener celulares y otras comodidades diferentes a las que tiene el resto de convictos.

En ocasiones anteriores, convictos como El Sirra (Dionisio Arístides Umanzor) que fue trasladado de Zacatraz hacia otro centro penitenciario y fue devuelto al penal de máxima seguridad luego de que la empresa privada, la Fiscalía o la Policía pusieran el grito en el cielo, debido a la alta peligrosidad que representa el sujeto.

El mismo jueves que trasladaron a los principales cabecillas de la MS-13 del penal de Zacatraz hacia Ciudad Barrios, hicieron otro tanto con los principales cabecillas de la pandilla 18 que estaban recluidos en la cárcel catalogada como de máxima seguridad en el país.

No obstante, a los miembros de la 18 los llevaron al centro penal de Cojutepeque, departamento de Cuscatlán, indicaron las fuentes policiales.

De los cabecillas de la 18 trasladados a Cojutepeque, las fuentes sólo mencionaron a El Chori, El Cuyo de Quezaltepeque, El Duck y un cabecilla de la agrupación afincada en la colonia IVU, al sur de San Salvador.

Según diversas fuentes, el traslado obedece a ciertas flexibilidades que se han hecho con los referidos pandilleros para tratar de bajar la ola de asesinatos que son ordenados desde las cárceles y que en noviembre pasado era de 11 homicidios por día y que ya en febrero, el mismo presidente de la República, Mauricio Funes, admitió que había subido a 14 diarios.

Emoción y ovación por la unión de las "ranflas"

Fuentes de Centros Penales expresaron que los convictos no han sido aislados en las celdas de observación, donde deberían estar por ser recién llegados, sino que han sido ubicados con todos los grupos de pandilleros.

Los traslados generaron satisfacción entre los pandilleros que se encuentran presos en Ciudad Barrios.

Muchos viejos conocidos se abrazaron al tiempo que gritaron mensajes contra el sistema judicial del país, que denotaban burla y desprecio, indicaron las fuentes.

Los convictos también celebraban a gritos la unión de sus jefes (cabecillas) con el resto de las "ranflas" (agrupaciones que dominan grandes territorios a nivel nacional).

En un momento, el recibimiento cargado de alegría se tornó tenso debido a que los custodios pensaron que se trataba de un amotinamiento o revuelta.

Baja de homicidios desde el fin de semana

Fuentes militares, policiales y de Centros Penales aseguran que entre los visitantes de las cárceles de Ciudad Barrios y Cojutepeque, es un rumor generalizado que los homicidios han bajado debido a las órdenes que los mareros "de la libre" han recibido de sus propios jefes.

De hecho, las estadísticas policiales muestran que desde el sábado anterior hasta ayer, el número de asesinatos no había superado la cantidad de 11 a 14 que habitualmente eran cometidos a nivel nacional.

De acuerdo a las fuentes, los traslados de los cabecillas hacia centros penitenciarios más relajados ha incidido.

El penal de Ciudad Barrios es considerado por fuentes de Centros Penales como "una cárcel común", donde la Policía incauta frecuentemente de decenas de teléfonos celulares y accesorios para los mismos, lo cual denota corrupción de parte de algunos empleados que vigilan esa cárcel que desde noviembre de 2009 fue reforzada por militares en la vigilancia perimetral y de acceso a las visitas. (Ver nota aparte).

Rauda desconoce identidad de trasladados

El director de Centros Penales, Nelson Rauda, confirmó los trasladados de los reos pero dijo desconocer la identidad de los mismos. Ayer, a las 4:10 p.m., El Diario de Hoy lo entrevistó por teléfono sobre los movimientos de los presos.

Reiteró que fueron 11 los convictos trasladados de diversas cárceles, que en conjunto con otros movimientos anteriores sumaron 30.

No obstante, cuando se le mencionó los nombres de los principales cabecillas de la MS-13 y 18 como los que habían sido trasladados a Ciudad Barrios y Cojutepeque, Rauda fue tajante al decir que no podía dar esa información porque era un asunto que sólo el ministro de Seguridad y Justicia, David Munguía Payés, estaba manejando y que, por tanto, sólo él podría proporcionar información.

Rauda, sin embargo, tampoco negó que los pandilleros que le fueron mencionados estuvieran entre los convictos sacados de Zacatraz.