Hubo 4,354 asesinatos durante el año anterior

Según la PNC, hubo 367 asesinatos más que en 2010, pero la cifra es mayor

El 35 por ciento de los asesinatos se concentraron en el Gran San Salvador. EDH /archivo

La violencia criminal enlutó a las familias de 4,354 personas que fueron asesinadas durante los 12 meses del año recién finalizado.

A juzgar por la cantidad de homicidios registrados en 2011, ese año quedará marcado dentro de la historia salvadoreña como el segundo año con mayores índices de violencia en las últimas dos décadas, y el tercer año consecutivo que sobrepasa la cifra fatal de los 4,000 muertes violentas.

"Uno de los aspectos negativos que más resalta es el incremento que se registró en la incidencia del delito de homicidio", dijo Mauricio Ramírez Landaverde, quien es el subdirector general de la Policía.

Ramírez agregó que "al final se registraron 4,354 homicidios respecto a los 3,987 del año 2010, esto implica un aumento de 367 hechos".

La Policía maneja aún la cifra de los 3,987 asesinatos, pese a que la Comisión Tripartita, formada por delegados de la Fiscalía, Policía y Medicina Legal registró de forma oficial que 4,004 personas murieron de forma violenta durante el 2010.

Ramírez Landaverde sostuvo que aún no pueden establecer con precisión el porcentaje de los asesinatos que son cometidos por las pandillas porque todavía falta que se haga un análisis de los móviles que se dieron con mayor frecuencia. En 2010, el 60 por ciento de los asesinatos se les atribuyeron a las pandillas, según Ramírez.

El ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés, ha sostenido que el 90 por ciento de los crímenes son cometidos por las maras.

San Salvador, Santa Ana, San Miguel, Sonsonate, San Vicente, Soyapango, Apopa, Mejicanos y Ciudad Delgado se mantuvieron durante 2011 entre los 10 municipios más violentos. En el área metropolitana de San Salvador se concentró el 35 por ciento de los asesinatos.

Fuentes policiales explicaron que esas ciudades tienen la mayor densidad poblacional, además de que la mayoría de pandilleros se concentra en los municipios del Gran San Salvador.

Salen de prisión

Otras de las razones por las que según el subdirector de Investigaciones de la Policía, Howard Cotto, han influenciado en el incremento de los asesinatos es que un buen número de pandilleros han comenzado a salir de las cárceles, al cumplir sus condenas; y han regresado a sus lugares de origen a volver a delinquir y atemorizar a las comunidades.

Aun con el cambio del responsable de manejar la seguridad pública, los índices de criminalidad no han cedido y se mantienen en niveles preocupantes e incontrolables por las autoridades de la Policía. "Al final no hubo tal repunte (de homicidios) , sino que era una tendencia estable", dijo Ramírez.

Al igual que en años anteriores, más del 50 por ciento de las víctimas tenía entre los 18 y los 30 años, lo que se traduce en pérdidas de vidas con un potencial productivo para el país.

Además, otras de las situaciones que reflejaron la profundización de la violencia criminal son los más de 200 asesinatos múltiples, llámese dobles, triples, cuádruples, durante el 2011.

"La diferencia va a ser muy poca con respecto al 2010. Durante el 2011 se dieron menos hechos de 6, de 7 o hasta de 17 víctimas como sucedió en Mejicanos", dijo Ramírez.