Prolifera el hallazgo de cadáveres en cementerios clandestinos

Desde hace 5 años han recuperados 513

Los cementerios clandestinos se han regado como la pólvora en los últimos meses, mientras que el Gabinete de Seguridad argumenta en que los cadáveres encontrados en estas fosas datan de hace una década y no son producto de la violencia que aqueja al país.

En contraste, cientos de salvadoreños sufren a diario un calvario interminable por no saber cuál es el paradero de familiares que llevan varios meses desaparecidos y que, posiblemente, podrían estar sepultados en estos lugares.

El criminalista forense Israel Ticas asegura que en los últimos cinco años ha participado en la recuperación de 513 cadáveres que fueron lanzados en pozos o sepultados en fosas clandestinas por grupos delincuenciales.

La exhumación más reciente que ha realizado el especialista ocurrió ayer en la lotificación Los Compadres, del cantón Ateos, en Sacacoyo, La Libertad.

En el lugar fueron hallados los restos de una mujer, quien por sus características físicas se calculó que tenía 21 años, aproximadamente, y que llevaba casi dos años de haber sido enterrada.

El cadáver de la joven, quien solo vestía ropa interior, tenía el rostro desfigurado y las piernas quebradas, lo cual demuestra que sus verdugos la asesinaron con lujo de barbarie.

Este hallazgo se suma a ocho más que la Unidad Criminalista Forense de la Fiscalía ha hecho en la misma zona en los últimos 22 días.

Además, Ticas confirmó que en lo que resta de la semana se van a desenterrar otros tres cuerpos que están sepultados en el mismo sitio.

Este cementerio clandestino es solo uno de varios que las autoridades han descubierto, en los últimos meses, en San Juan Opico, Quezaltepeque, Colón y Lourdes.

Esta proliferación de fosas clandestinas en La Libertad, a juicio de Ticas, pone al departamento a la cabeza de otros donde se han hecho hallazgos de este tipo.

El departamento de San Salvador tampoco se ha escapado de esta práctica con la que los criminales se deshacen de sus víctimas para ocultar sus crímenes y así evadir la justicia.

El especialista forense sostiene que solo en el Área Metropolitana se han detectado cerca de 50 cementerios clandestinos.

Apopa, Soyapango, Rosario de Mora, Panchimalco y Aguilares son los lugares donde más cadáveres de personas desaparecidas se han encontrado.

Quienes les siguen a los departamentos de La Libertad y San Salvador en este nefasto listado son Sonsonate, Santa Ana y Chalatenango, respectivamente.

Según Ticas, la mayoría de estos cementerios clandestinos han sido localizados en colonias que colindan con predios baldíos o zonas agrícolas. Los delincuentes prefieren estos lugares porque la escasa presencia de gente les permite sepultar a sus víctimas sin que hayan testigos.

La mayoría son jóvenes

Un a de las características que ha encontrado la Unidad Criminalista Forense es que la mayor parte de cadáveres que yacen en los pozos y cementerios ilegales pertenece a adolescentes.

"De los 513 cuerpos que se han recuperado, un 95 por ciento se trata de menores de 17 años y un 85 por ciento pertenece a mujeres", señala Israel Ticas, el experto criminalista.

Otra particularidad que se ha detectado es que los delincuentes, que casi siempre pertenecen a pandillas, atacan con más saña a las mujeres y no a los hombres.

Según Ticas, en uno de los hallazgos de cuerpos hechos, esta semana en Sacacoyo, "una menor tenía signos de haber sido violada por sus atacantes. Luego le insertaron una estaca en la vagina y posteriormente la asesinaron".

En otro caso, explicó Ticas, los mismos delincuentes a quienes se le ha dado criterio de oportunidad (beneficios penales) relataron a las autoridades que una de las víctimas estuvo cerca de dos horas esperando a que sus verdugos terminaran de cavar la tumba donde posteriormente la iban a enterrar.

Cadáveres son recientes

Días atrás, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Manuel Melgar, aseguró que los restos mortales encontrados en las fosas clandestinas de Sacacoyo, en La Libertad, habían sido sepultados hace 10 años.

Sin embargo, Ticas sostuvo que cada caso se documenta y los expedientes revelan que los cadáveres son recientes, porque las características que presentan, muestran que tienen dos años, o menos, de haber sido sepultados.

A juicio del criminalista, "el problema de la delincuencia se le ha escapado de las manos a las autoridades". Prueba de ello, dijo Ticas, es que están apareciendo cementerios ilegales en lugares donde antes no se reportaba ninguno.

Agregó que en algunas zonas, como La Libertad, hay una disminución de homicidios pero se están incrementando la cifra de personas desaparecidas, que podrían estar sepultadas en estas fosas.

"Cuando termine aquí (en Sacacoyo) sigue un pozo en Turín, donde hay cerca de 15 cadáveres y un cementerio clandestino en un departamento donde no se había registrado ninguno", dijo Ticas.