Técnicos cuestionan resistencia sísmica del nuevo hospital de Maternidad

El Ministerio de Salud ignoró la sugerencia de usar pilotes empotrados en roca para fundamentar el edificio "A". En vez de eso, se optó por una "fundación superficial sobre rellenos artificiales"

Técnicos cuestionan resistencia sísmica de nuevo Hospital de Maternidad

El Minsal ignoró sugerencia de usar pilotes empotrados en roca para el edificio "A" del nuevo Hospital de Maternidad. Optó por "fundación superficial sobre rellenos artificiales".

Ver en Media Center >

Si no hay ningún problema con los cimientos del nuevo hospital de Maternidad ¿por qué mucha gente se pone nerviosa cuando se le pregunta sobre ello? y ¿por qué la OIR del Minsal considera "información reservada" la correspondencia intercambiada entre el constructor y el Ministerio de Salud?

En octubre de 2012, la ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, descartó que hubiera una razón para retrasar la inauguración. Pero cuando finalizó 2013, el hospital aún no había sido inaugurado y se empezó a decir que, por orden del presidente Mauricio Funes, el acto se realizará el próximo 10 de mayo.

Una nota publicada por Transparencia Activa a finales de 2012 afirmó: "Recientemente encontraron un inconveniente en parte del terreno por estragos de humedad, pero luego de extraer las capas en mal estado y aplicar material compacto, el problema se solucionó".

Lo que pocos saben es que lo que se hizo "para solucionar el problema" no es lo que un consultor recomendó en abril de 2012. Informes enviados por este a una de las empresas que construye el hospital, a los que El Diario de Hoy tuvo acceso, confirman que se sugirió un nuevo estudio geotécnico y algo más.

"Este tipo de edificación amerita estar apoyada sobre pilotes empotrados en roca; no obstante, la cimentación propuesta es fundación superficial sobre rellenos artificiales", se lee en la carta enviada por la empresa consultora al constructor.

Esta recomendación llegó a oídos de los responsables de la infraestructura en el Ministerio de Salud. Pero la solución que eligieron fue otra.

Dos ingenieros consultados por El Diario de Hoy que pidieron omitir sus nombres al saber que se indagaba qué tan segura fue la decisión de las autoridades respecto al fundamento que sostiene el edificio "A" del nuevo hospital.

Uno de ellos dijo no querer "pelear con nadie", pidió omitir su nombre y el de la empresa donde trabaja. Otro ingeniero, también con la condición de no identificarlo, explicó por qué se recomendó el uso de cimentación profunda basada en pilotes empotrados en roca para el edificio "A".

"Toda solución tiene un costo beneficio y un riesgo", afirmó. "Toda obra tiene un nivel de riesgo". Y lo que define el riesgo en una obra son las normativas de construcción vigentes. Estas definen el nivel de riesgo que acepta la sociedad o, en su nombre, las autoridades, explicó.

Otro ingeniero, consulta con el afán de que explicara la diferencia entre construir un edificio sobre "pilotes empotrados en roca" y construirlo con una "fundación superficial sobre rellenos artificiales", pidió omitir también su nombre y el de su gremial. "¿Por qué va a escribir sobre eso, si ahí no hay problema?", advirtió.

Luego explicó que en su gremial hay profesionales "que simpatizan con un partido o con otro", por lo que no creía prudente hablar sobre el hospital de Maternidad. Según él, un reportaje al respecto podía tener "una intención político-electoral".

Las autoridades de Salud también han asegurado que "no hay ningún problema con los fundamentos del hospital", ni con la estructura de la edificación. Pero ante la solicitud de ver la bitácora de construcción presentada por El Diario de Hoy ante la OIR del Minsal, se negó el acceso a dicha información.

El argumento para negarla fue: "Es importante mencionar que la construcción del hospital maternidad aún está en proceso de ejecución, y una vez finalizado el mismo y entrado a la etapa de liquidación, en este tipo de contrataciones, surgen inevitablemente divergencias, que por la naturaleza y magnitud de dicha obra, mismas que según lo establece el contrato de obra, deberán ser dirimidas ante los tribunales correspondientes, en ese sentido, la información solicitada (…) constituiría prueba de cargo o de descargo según sea el caso para cualquiera de las partes, además los documentos que requiere son de carácter contractual y por ello su reserva desaparecerá al momento de dar por liquidado el proceso de construcción del hospital".

De dominio público

El ingeniero suspicaz reconoce haber escuchado que tras encontrar suelo de mala calidad donde sería levantado el edificio "A", el Minsal optó por "una restitución de suelos". Esto, según él, es una solución "segura", pues en sus palabras "los suelos quedaron mejor que un suelo natural".

La decisión se tomó luego que la administradora del contrato "Construcción y Equipamiento del Hospital Nacional de Maternidad, Obra No 1", arquitecta Natalia Esperanza Díaz de Villalobos, fuera notificada sobre el hallazgo de suelo de mala calidad.

En una carta enviada por la empresa constructora se explica que el 19 de marzo de 2012 "se encontró material orgánico durante la excavación de las fundaciones", lo cual consta en la hoja 20 de la bitácora de construcción.

Ante este y otros hallazgos, el asesor estructural recomendó que el Minsal hiciera un estudio geotécnico complementario. Según el ingeniero de la gremial, ese estudio se llevó a cabo y, en base a su resultado, se decidió remover el suelo colapsable y sustituirlo por uno más resistente.

Pero aunque un consultor recomendó usar pilotes empotrados en roca, se hizo caso omiso de ello porque "hubiera encarecido la obra", en palabras del ingeniero de la gremial. "Usar pilotes empotrados en roca en un edificio es ridículo", sentenció.

En la Sala de lo Civil de la CSJ hay otro documento que contradice la versión oficial. Se trata del expediente 50-APC-2013 el cual pide admitir una demanda contra el Estado salvadoreño en el ramo de Salud.

¿Firme o colapsable?

Una empresa consultora, que además de diseñar y supervisar obras hace estudios de suelo y control de calidad de materiales, lo advirtió en abril de 2012.

Mediante una carta, a la que El Diario de Hoy tuvo acceso, se advierte que el consultor se excluye de cualquier responsabilidad relacionada "con las soluciones de diseño adoptadas y/o decisiones tomadas en la obra".

El consultor afirma en la misiva que discrepa "técnicamente de la solución geotécnica adoptada por el propietario de la obra", es decir, el Ministerio de Salud.

Líneas después se recuerda que "un hospital constituye una edificación indispensable; es decir, es una edificación de atención a la comunidad que debe funcionar durante y después de un sismo, y cuya operación no puede ser trasladada rápidamente a un lugar alterno. Bajo esta premisa debe fundamentarse las decisiones adoptadas. Es decir, en este tipo de obra no deben asumirse ciertos riesgos que sí pueden ser asumidos en otro tipo de obras".

Además se le recuerda al constructor que su producto (el hospital) está "sobre una terracería realizada por un tercero (…); y la durabilidad de su producto está ineludiblemente ligada a la calidad de lo que realizó otro". Por ello, el consultor aconseja al constructor "que su equipo técnico revise minuciosamente los registros tanto de diseño como de la ejecución de los trabajos previamente realizados y exista certeza de la conformidad de los cálculos y trabajos en torno al suelo del lugar".

El consultor parece no estar de acuerdo con la decisión restituir suelo en vez de colocar pilotes empotrados en roca: "En la praxis, cualquier relleno o terraplén, aunque haya sido ejecutado adecuadamente, estará sujeto a acomodamientos y/o asentamientos en el tiempo, más cuando será sometido a cargas del orden de los 3.50 kg/cm2. Ahora bien, surge la interrogante de qué asentamiento sería admisible; esto debe estar contenido en las memorias de diseño que yo sugiero revisar. Personalmente, también planteo el interrogante si justifica asumir el riesgo de someter un Hospital a asentamientos si con pilotes se hubiera solucionado esta problemática".

Información reservada

Si la solución adoptada ante la mala calidad del suelo que había en el terreno donde se edificó el edificio "A" es segura ¿por qué las autoridades niegan copia de la bitácora de dicha construcción?

Mediante un correo electrónico enviado a la Oficina de Información y Respuesta (OIR) del Minsal, El Diario de Hoy solicitó copia de las reservas técnicas presentadas por el constructor, la correspondencia enviada por este a la ministra de Salud, la respuesta de la funcionaria a esa correspondencia, y la bitácora de construcción del nuevo hospital de Maternidad correspondiente a marzo y a noviembre de 2013. La solicitud fue enviada el 14 de enero; el 20 de enero, la IOR del Minsal envió una resolución en la que declaró "no ha lugar", la solicitud enviada por el oficial de información de este periódico.

La advertencia del consultor

Tras agregar que ha revisado bibliografía especializada y experiencias en otras obras, la carta del consultor añade: "Se puede constatar que este tipo de materiales califica como suelos erodables y colapsables; cuyas características caen rápidamente en detrimento ante la presencia de agua; aparentemente se cuidará que este escenario no se dé, pero no podemos desconocer que este suelo en algún momento puede estar sometido a filtraciones de agua por ruptura de tuberías, filtración de aguas lluvias, aguas subterráneas, etc. y a todo esto con la imposición de la carga de la edificación la cual es importante; entonces, pueden ocurrir asentamientos u otros fenómenos que puedan afectar negativamente las obras. Nuestra opinión es que no justifica asumir este riesgo. También debo expresarle que este tipo de material, cuando está en presencia de agua, puede alcanzar su estado de colapsabilidad bajo cargas mayores del orden de 2.00 kg/cm2; en este caso, ya sabemos que el diseño considera cargas mayores a este valor".

La carta del consultor advierte también que "al revisar diferentes códigos o normativas de cimentaciones; se constata que debe existir suficiente información geotécnica (en densidad y profundidad) de la masa de suelo o roca donde descansarán las cimentaciones del edificio".

Luego afirma: "En este hospital, para algunas zapatas no existe información geotécnica suficiente y se extrapoló de sondeos rotativos realizados por la empresa ICIA S.A. de C.V.; pero en muchos casos estos sondeos estaban lejos de los puntos de estudio y a veces alcanzaban 100 metros de distancia".

Tras esta aseveración, añade: "Le informamos que esta Consultora está convencida que para la magnitud de la obra (en importancia y costo); se amerita un ESTUDIO GEOTÉCNICO que valide y confirme plenamente que las adopciones de diseño y trabajos realizados hasta el momento son adecuados; y opinamos que ejecutar las obras teniendo tanta incertidumbre en la información geotécnica no es procedente y técnicamente no fundamentado".

Al final, luego de detallar el resultado de los estudios adicionales que el constructor ha solicitado concluye: "Lo anterior significa que se están asumiendo muchas incertidumbres, dudas y riesgos al apoyarse en estos rellenos; lo mejor es minimizar el riesgo y le sugiero que recomiende a la institución optar por una cimentación profunda (pilotaje en roca) debidamente diseñada con lo cual, todos los involucrados, ya sean empresas o profesionales, quedarán satisfechos y tranquilos con el hecho que el edifico quedará debidamente soportado".

Finalmente, tras reiterar que se excluye y relega "de cualquier responsabilidad", el consultor le recomienda al constructor que "solicite y revise toda la información técnica relacionada al diseño y ejecución de la terracería realizada para que tenga certeza que su obra quedará bien apoyada y (...) en caso deba recomendar alguna solución, categóricamente le sugerimos que opte por una cimentación profunda basada en pilotes empotrados en roca, que constituyen una alternativa segura para este tipo de edificación".

Lo anterior contradice la decisión del Minsal. Si el edificio "A" es seguro o no, solo podrá constarse al revisar la bitácora de construcción... o hasta que un terremoto lo confirme.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.