resumen noticias

No paran las extorsiones en el oriente del país

Los empresarios dijeron que la delincuencia es mayor y que a pesar del trabajo de las autoridades no logran reducir el flagelo

Lucinda Quintanilla comunidades@eldiariodehoy.com Domingo, 15 de Septiembre de 2013

Las extorsiones siguen siendo el dolor de cabeza para los empresarios de la zona oriental y para las autoridades de seguridad, pues a pesar de los esfuerzos por reducir el delito, la incidencia parece ser la misma.

Entre los esfuerzos que las autoridades han realizado este año están cerca de dos mil condenas por diversos delitos que la Fiscalía General de la República (FGR) ha logrado en la región.

Solo por el delito de extorsión el Ministerio Público logró condenas en 455 casos presentados durante 2013.

A pesar de esa cifra, tanto las autoridades como los empresarios coinciden en que las extorsiones siguen con la misma incidencia de otros años.

El jefe fiscal de la región oriental, Germán Arriaza, sostuvo que "en los delitos de extorsión y homicidios la incidencia de las pandillas sigue siendo considerable en la zona oriental".

Agregó que, a pesar de que el trabajo en contra de las estructuras dedicadas a este delito ha generado más condenas en la región, el acoso al sector comercio es prácticamente el mismo.

Santiago Meléndez, presidente del grupo empresarial de Usulután, agremiado a la Cámara de Comercio filial San Miguel, da fe de eso.

Reconoce el trabajo de las autoridades, aunque aseguró que hace falta más para reducir a los índices de inseguridad en la región.

"Es de reconocer que las autoridades hacen lo posible para reducir las cifras de extorsión; pero el mal es más grande que el remedio", sostuvo el empresario.

Agregó que hace falta aumentar los recursos a las instituciones dedicadas al combate delincuencial en el país.

"Es necesario que doten de más recurso a la Policía y Fiscalía para que afronte el mal que nos aqueja, y que está generando que muchos empresarios quiebren", dijo Meléndez.

Sostuvo que, precisamente, las extorsiones no permiten que el sector crezca en la zona. Es más, hablan de una marcada tendencia a la reducción y les preocupa porque esto podría generar más desempleo y mayores problemas de inseguridad.

"Hay muchos empresarios que seguimos luchando por mantenernos en el mercado, pero es una lucha difícil porque todos los problemas de inseguridad nos afectan; además de la cantidad de impuestos que pagamos al gobierno", explicó Meléndez.

El empresario aseguró que el problema de las extorsiones es tan complejo que muchos de ellos ahora ven como gasto fijo el pago de las extorsiones a los pandilleros.

Eduardo Jovel, empresario usuluteco, coincidió con Meléndez diciendo que hacen falta mayores recursos para afrontar el asedio de las pandillas con respecto a las extorsiones.

Cifra negra

Indicó que otro enorme problema son las cifras negras que están detrás de las extorsiones, es decir, todos aquellos casos que existen, pero que no son denunciados, y de las cuales las autoridades no reflejan en sus estadísticas.

"El temor de la gente a denunciar es el mismo, y esas son las cifras que no se conocen y que siguen afectando al empresario", dijo Jovel.

Howard Gutiérrez, presidente de la Cámara de Comercio filial San Miguel, explicó que "las autoridades locales hacen buena labor y tenemos buena comunicación con ellos; pero el problema es más grande que su capacidad de reacción ante un fenómeno tan complejo".

Gutiérrrez consideró que la policía requiere de más recursos, tanto humanos como logísticos, para hacer su trabajo; es decir, vehículos, combustible, más agentes. Y en el caso de la Fiscalía, aunque consideró tiene mejores recursos, necesitan de más y mejores fiscales para combatir el problema de las extorsiones.

"Sí creemos en que la Fiscalía está condenando, que la policía está atrapando a delincuentes; pero eso no merma el tema de las extorsiones que nos afectan", dijo.

Aseguró que "el gobierno debería invertir más presupuesto al tema de seguridad porque la situación cada día se complica más, y los más afectados somos aquellos que luchamos cada día para seguir con nuestros negocios", indicó Gutiérrez.

El empresario insistió en que "la delincuencia es como nido de zompopo: le tapan una salida y al ratito aparecen por otro lado fregando a más gente trabajadora".

Crece inseguridad

Para los empresario de la zona oriental, el fenómeno de las extorsiones es solo parte de un sinfín de problemas que deben afrontar para mantenerse en el mercado.

Howard Gutiérrez aseguró que el problema delincuencial en los últimos años ha crecido, pese a todo el trabajo que realizan las autoridades en el tema de seguridad.

"Solo imagínese cómo está de complicado el problema, que aunque hayan tantas condenas, tantas detenciones, siempre somos golpeados de la misma forma por las pandillas, es decir, si las autoridades no hicieran nada, esto sería muchísimo peor", se lamentó el empresario.

Agregó que los más afectados son los micro empresarios que no logran sobrellevar la situación por lo que se ven obligados, a cerrar las operaciones de sus negocios.

"Pagamos grandes impuestos para que nos dé seguridad el gobierno y aun así seguimos siendo afectados, y claro que los más golpeados siempre serán aquellos que apenas se acomodan dentro del mercado para trabajar, y el problema ni se detiene ni disminuye", se quejó Gutiérrez.

Los empresarios de la zona aseguraron que con los índices de violencia no trabajan en tranquilidad, viendo en cada persona que entra a sus negocios un posible extorsionista o asaltante.

"Ahora hasta con pistolas de juguete asaltan, en los negocios llegan y piden lo que quieran y como uno vive con el temor ya no se opone", externó Gutiérrez.

Arriaza, por su parte, es consiente de la difícil situación de la que es víctima el sector comercio, y explicó que el trabajo de investigación se ha reforzado.

"Se han fortalecido las unidades antiextorsiones, tanto de la policía como de la fiscalía, con la integración de equipos de trabajo y un trabajo más coordinado; además de la colaboración de la gente que ha decidido denunciar", indicó el fiscal.

También es de la idea que son los pandilleros los que siguen ejecutando la mayoría de las extorsiones y los homicidios ocurridos en la región.

Tanto los empresarios como la Fiscalía coinciden que el pacto entre las principales pandillas no ha servido de nada porque la situación de afectación a la sociedad es la misma en cuanto a las extorsiones y asesinatos.

"Los pandilleros no dejan de operar extorsionando, robando, matando, y las órdenes salen siempre de los penales", dijo Gutiérrez, que instó al gobierno a trabajar por cerrarle los espacios a la delincuencia recluida en penales porque son ellos los que siguen mandando.

Mientras que las autoridades instan a los empresarios a seguir denunciando para poder judicializar los casos.

De lo contrario, esos delitos que agobian a los empresarios no se reducirán.