Escuelas aún pendientes de recibir fondos de presupuesto

Directores señalan que solo faltan tres meses para terminar el año escolar

El instituto de la colonia Santa Lucía no tiene materiales para talleres. Foto EDH /archivo

La mayoría de centros educativos públicos del país siguen recibiendo a cuenta gotas el presupuesto escolar, de parte del Ministerio de Educación (Mined). Una situación que, según lo encontrado al consultar a varias instituciones, les ha acarreado una serie de contratiempos, a unos en mayor grado que a otros.

"Nos han dado (el dinero) en dos partes. Una para funcionamiento y otra para pago de salarios. Todavía nos falta un desembolso. Es difícil. Lo que hace uno es arañar como el gato", afirmó el profesor Mario Ernesto Soriano, director del Centro Escolar Jorge Lardé, del barrio San Jacinto, al señalar que las necesidades por cubrir en los centros van desde una cucharita hasta techos y ventanas.

En la escuela Jorge Lardé atienden 810 alumnos desde primero a noveno grados y, según Soriano, a tres meses de finalizar el año escolar, están a la espera que les hagan otro desembolso para completar lo de tres o cuatro meses de funcionamiento y pago de salarios de una cocinera y dos ordenanzas.

La situación no es mejor para Jorge Sevillano, el director del Instituto Nacional de la colonia Santa Lucía, en Ilopango. Al consultarle sobre su situación, explicó que Educación les ha dado hasta ahora dos desembolsos: uno que es el 75 % de lo que corresponde para cancelar salarios y otro que es el 40 % por ciento para funcionamiento.

"Estamos esperando el complemento de funcionamiento, lo cual quiere decir que tenemos problemas en talleres, áreas de informática y en todo lo que son gastos fijos, que es el pago de internet, teléfono, papelería, herramientas, equipo y materiales para trabajar en los talleres", aseguró Sevillano sobre lo que ocurre en esa institución.

A esta institución le asignan un presupuesto superior a los $200 mil y de acuerdo con lo expresado por Sevillano antes se los daban en dos desembolsos: uno en marzo y el otro a fines de mayo o a más tardar a principios de julio.

El Instituto Nacional de la colonia Santa Lucía cubre 1,150 estudiantes en un solo turno y de varias modalidades de bachillerato: industrial, automotores, electrónica, electrotecnia, salud, asistencia administrativa y asistencia contable.

"Los alumnos ya van a salir. Es crítica la situación. En el momento que depositen tenemos que aprovecharlo al máximo rápido, comprar lo que se pueda y dar algún mantenimiento. Si no, lo tenemos que devolver porque ya en diciembre quieren que liquidemos", explicó el docente.

Hay otras instituciones como el Centro Escolar Cantón San Francisco, de Cuscatlán, en el que señalan que hay retraso en la entrega del presupuesto.

"Lo que pasa es que ha sido "por puchitos" que nos han estado depositando. Esa situación nos ha complicado este años, sobre todo a los rurales y urbano marginales", aseguró Manuel Molina, director de la institución y secretario general de la gremial de profesores Simeduco.

A ese centro el primer desembolso le sirvió para comprar un equipo de sonido, el segundo para pagar lo que le habían fiado a una librería, entre ello material de limpieza y la papelería que utilizaron para ambientar los salones a principios de año.

Hoy están esperando otro para comprar vidrios quebrados y tuberías que están dañadas.

Tanto el dirigente sindical del Simeduco, como su similar del gremio Bases Magisteriales, Paz Zetino Gutiérrez, afirman que las escuelas no pueden funcionar bien bajo esa inseguridad económica.

"Deben (en Educación) prepararse con certeza de que los fondos de funcionamiento van a llegar a tiempo y deben ser los suficientes", dijo Gutiérrez, subdirector en el Complejo Educativo Walter Soundy, de Santa Tecla, donde esta vez corrieron con la suerte de que les depositaran más rápido este año y en la cuantía que esperaban.

En otras escuelas como el Centro Escolar General José María Peralta Lagos, de Ilopango, y el Centro Escolar La Fortaleza, en San Salvador, los directores expresaron que no han tenido problemas con los desembolsos. Sin embargo, en esta última les han hecho dos desembolsos y les deben un tercero.

Tanto Zetino Gutiérrez como Molina, explicaron que están pendientes de conversar con los titulares de Educación el tema del presupuesto de Educación para 2014, para pedirles que esa cartera de Estado se programe mejor financieramente para evitar estos retraso que tienen en problemas a las escuelas públicas.

El dirigente de Simeduco comentó que, para el próximo año, Hacienda ha contemplado $869 millones para Educación. "Son seis o siete millones de dólares más, aproximadamente, que Hacienda le ha dado de margen a Educación", agregó.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.