Unidades de salud sin vacunas contra la rabia

Desde junio están desabastecidas, según algunos centros de atención en San Salvador. En oriente no reportan problemas de abastecimiento

Paciente es atendido en unidad de salud debido a una mordida de perro en la mano. Para prevenir ser contagiado del virus de la rabia debe aplicársele una vacuna. foto edh / archivo

Hace una semana, María de Zepeda, de 57 años, fue mordida de gravedad por un perro. Debido a su temor de haber sido contagiada por el virus de la rabia pidió en la unidad de salud de su localidad le aplicaran la vacuna para prevenir la enfermedad. Pero le dijeron que "no tenían".

Aseguró que ha preguntado en diferentes centros de atención y en todos obtiene la misma respuesta.

María dijo que está en una "lista de espera" para que le apliquen la vacuna, ya que solo recibió el suero antirrábico.

Según datos epidemiológicos del Ministerio de Salud (Minsal), en la semana 29, que comprende del 14 al 20 de julio de 2013, un total de 377 personas fue mordido por animales transmisores de rabia. En la semana epidemiológica anterior se registraron 471 casos.

En lo que va del año, el Minsal registra 14,261 personas mordidas por diferentes animales portadores del virus, siendo San Salvador y La Libertad en donde se registra la mayor cantidad de casos.

El Diario de Hoy realizó el miércoles un recorrido por las unidades de salud con mayor afluencia de pacientes en San Salvador, como Barrios, Zacamil, San Antonio Abad y Atlacatl, y se constató que ninguna ha estado aplicando la vacuna. En la unidad de salud Zacamil, personal médico aseguró que desde junio no cuentan con ella.

De acuerdo con la doctora Marlene Orellana, del área de Epidemiología de la unidad de salud Barrios, semanalmente reciben alrededor de 12 personas con mordeduras y rasguños de perros.

Pero ¿qué sucede en casos de emergencia?, fue la pregunta que se le hizo a una enfermera de la unidad de salud Barrios.

"Si no hay vacuna no se puede hacer nada, no hay", fue la respuesta.

Contrario a lo que aseguró el miércoles la enfermera de esa unidad, Eduardo Suárez, director de Enfermedades Infecciosas del Minsal, dijo ayer que no existe desabastecimiento de la vacuna, ya que algunas unidades reportan la existencia del producto, como la de San Jacinto, Barrios y el Almacén de la Región Metropolitana.

"Sí es importante señalar que las existencias son mínimas, en niveles críticos, por lo que necesitamos proveernos de este producto a la mayor brevedad posible", acotó.

Las cinco unidades consultadas en el gran San Salvador desconocen cuándo tendrán el medicamento.

Suárez dijo, a través de un correo electrónico, que no hay desabastecimiento de vacunas, pero sí poca existencia.

La explicación es que el lote que se compró ha tenido atrasos en Miami: "Estaba dispuesto que llegara el día de ayer (miércoles 24 de julio), pero OPS nos comunicó que el vuelo estaba suspendido y estamos pendientes de su llegada a la mayor brevedad".

Aseguró que mientras no tengan vacuna antirrábica en "cantidades adecuadas", las unidades deberán evaluar detalladamente a las personas expuestas al virus de la rabia.

Entre esas medidas está la evaluación minuciosa de la persona que sufre la mordida para determinar la gravedad de la lesión.

Las heridas en cabeza y manos son las más graves y las que necesitan atención inmediata, dijo Suárez.

Si la lesión es acompañada de desgarramiento de tejidos o es profunda aseguró que el personal médico deberá aplicar medidas preventivas, como la aplicación de la vacuna antirrábica y el suero antirrábico. Aseguró que la existencia de este último es la "adecuada".

En las unidades de salud las enfermeras dijeron que existía una "lista de espera" de personas mordidas, a las cuales se les llamaría cuando hubiera existencia.

Pero el director de Enfermedades Infecciosas del Minsal dijo que "no puede existir lista de espera para la aplicación de la vacuna".

Argumentó que si después de observar al animal agresor durante un período de 10 días este se encuentra sano no es necesario aplicar ni suero ni vacuna.

En caso de que la persona presente heridas graves y el animal es sospechoso de tener rabia se aplica el suero antirrábico, el cual le proporcionará una protección inmediata y temporal, con una duración de hasta tres meses.

Suárez aseguró que realizan la vacunación comunitaria de los perros y gatos para evitar que transmitan el virus, y que están agilizando los procedimientos para distribuir la vacuna antes de las vacaciones agostinas.

En el oriente del país, Ricardo Santamaría, jefe del Sistema Básico de Salud Integral (Sibasi) de San Miguel, dijo que ellos están abastecidos, no han tenido problemas para atender a pacientes que han llegado buscando la dosis antirrábica y que en cada unidad de Salud de la región oriental se tiene un frasco con 10 dosis de antídoto.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar el rendimiento, mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta el uso de cookies. Más información.